Pura raza de cocinero

Esteban Alegría contempla su Comedia calagurritana.
Esteban Alegría contempla su Comedia calagurritana. / Miguel Herreros

El chef de 'La Comedia', Esteban Alegría, recuerda sus inicios y la pasión que le ha convertido en una referencia de la cocina en Rioja Baja

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Esteban Alegría es un cocinero de raza. Un hombre volcado con su profesión que ha conseguido con su bar 'La Comedia' de Calahorra instalarse en la finura de la cocina: «La finura es un concepto que me encanta y que persigo; los platos limpios, perfectos, con sus detalles, con el producto mimado. Eso me conmueve y es lo que trato de hacer con mi gastronomía», explica.

Esteban, que llegó a la cocina al rebufo de su madre: «Es una cocinera estupenda y como somos siete hermanos, tenía que hacer comida para todos y de forma variada. Yo la veía y estaba siempre a su lado». Pero estudió Electricidad y montó el bar hace 15 años: «Me motivaron mucho las Jornadas de la Verdura; veía lo que hacían otros cocineros de aquí como Ventura o Gabi y estuve tres años hasta que conseguí ir con ellos a los viajes del Ayuntamiento a promocionar las verduras. Poco a poco me fui metiendo más y más en la cocina y comencé a hacer cursos 'online' con diversas universidades como Sevilla o Barcelona. Mi idea es que tenía que aprender, mejorar y desarrollar nuevas técnicas para consolidad mi oficio y ser capaz de plasmar en un plato todas las ideas que le brotaban».

Relata que está feliz y que sigue soñando con otras metas: «Ha habido cosas maravillosas como la portada de Degusta de hace unos meses. Yo siempre veía que salían los cocineros más grandes y aparecer en el periódico fue increíble. Me han llamado los Hermanos Torres y he participado con ellos en varios programas de TVE... Poco a poco voy haciendo realidad mis sueños, como cocinar para los Reyes de España; la emoción fue absoluta», confiesa. Hay dos chefs que le apasionan por su trabajo: «Martín Berasategui es un cocinero muy grande; el trabajo que realiza con la actualización de la cocina tradicional es sencillamente extraordinario. Otro personaje que también me gusta mucho es el gallego Pepe Solla, con una forma de tratar el pescado y el marisco que es pura finura. A los dos los admiro muchísimo profesionalmente».

Esteban es un profundo amante de la cocina riojana: «Ha evolucionado en estos últimos años una barbaridad, disponemos de un producto único y estamos dando pasos sorprendentes incidiendo en la calidad. En Calahorra, por ejemplo, existe una baraja de cinco o seis restaurantes de un gran nivel; a muchas personas les sorprendería cómo se come aquí».

Pochas y pimientos

De la cocina riojana se queda con las pochas: «Bien hechas son un manjar realmente insuperable y delicioso. Es uno de mis platos preferidos». Y de la gastronomía de Calahorra y de Rioja Baja no tiene dudas: «Me vuelven loco unos pimientos recién cogidos marcados en aceite con un huevo frito. Ahí están contenidos todos los sabores; es algo maravilloso». Esteban vive por y para la gastronomía: «No lo puedo evitar; es algo que lo llevo muy adentro y que me motiva para seguir creciendo. Me gusta fijarme en los cocineros buenos, ver cómo resuelven sus ideas. Hay un cocinero en Calahorra, que es Ventura, que tiene una capacidad innata para hacer lo máximo con lo mínimo. Yo a eso le doy un valor increíble». La Comedia es el punto de partida de Esteban: «La abrí hace quince años con una vocación casi nocturna, pero poco a poco me fue atrapando y ahora es un espacio con una vocación absolutamente gastronómica. Yo sueño con cosas, pero el tiempo irá diciendo mi camino».

Más

Fotos

Vídeos