«¡Dos más!», en la plaza de Abastos

Los chefs que forman el Cooking Team estuvieron el pasado jueves en la plaza de Abastos presentando pinchos a los visitantes de este primer Cooking Fest. :: justo rodríguez/
Los chefs que forman el Cooking Team estuvieron el pasado jueves en la plaza de Abastos presentando pinchos a los visitantes de este primer Cooking Fest. :: justo rodríguez

La restauración, de la mano del Cooking Team, se abre paso en el mercado

S.M.L.

A vueltas con qué hacer con la plaza de Abastos. Es un debate que forma parte de la realidad de Logroño, que ve cómo sus plazas de abastos se van quedando vacías de comercios y nada llega en su sustitución. En otras ciudades, la hostelería se abre paso para revitalizar también a esos vendedores de productos frescos de toda la vida. Y esta pasada semana, la plaza de Abastos, la más céntrica y emblemática de las plazas logroñesas, se acercó por primera vez a este concepto en otras ciudades muy explotado y desarrollado sin excesivos traumas, teniendo en cuenta eso de que hay espacio para todos.

El pasado jueves tuvo lugar la primera edición del Cooking Fest. Se trató de una idea desarrollada por los cocineros y miembros del Cooking Team: Ramón Piñeiro, Juan Carlos Zapatero, Álex García, José Luis Vicente Gómez, José Félix Rodríguez y Miguel Martínez-Losa. Estos cocineros, con la presencia de Lorenzo Cañas, plantearon nuevos enfoques en la forma de degustar producto local a través de experiencias y emociones, haciendo que todos los asistentes se convirtieron en embajadores de su ciudad y su gastronomía.

De esta forma, los miembros del Cooking Team y Lorenzo Cañas elaboraron en directo sus creaciones en un show cooking colectivo dirigido a 140 personas. Asimismo, durante el evento cobraron especial protagonismo productos típicos de nuestra ciudad como el vino, a través de la colaboración con bodegas de referencia como Viña Ijalba, Ontañón, Marqués de Vargas y Olarra, y el aceite de la mano del Consejo Regulador Aceite de La Rioja, que planteó una interesante cata de aceites de la tierra por sus diversas variedades.

Cada uno de los chefs invitados a esta acción preparó un pincho o una tapa que permitió a los participantes degustar el producto local que está a su disposición, por ejemplo, en los puestos que dan vida a la plaza de Abastos y maridarlo con una cata de vinos por diversas bodegas. Quizás, la única pega fue que la mayoría de puestos de productos frescos ya habían cerrado y no se pudo aprovechar la ocasión para hacer la compra. Seis pinchos por parte de los miembros del Cooking Team, al que se le sumó en esta primera ocasión el preparado por Lorenzo Cañas: el maestro presentó en el centro de Logroño su Bernabé a base de trucha salmonada.

Los asistentes pudieron disfrutar de los pinchos, de los vinos y de la Plaza de Abastos, patrimonio, sin duda, de todos los logroñeses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos