Maestro, discípulos y placeres

Ensalada de Changurro, coliflor asada, albahaca y rabanitos. :/Pablo García Mancha
Ensalada de Changurro, coliflor asada, albahaca y rabanitos. : / Pablo García Mancha

Íkaro acogió una cena a cuatro manos con su cocina y la de Juan Carlos Ferrando

PABLO GARCÍA MANCHALogroño

El restaurante Íkaro celebró el jueves por la noche una cena muy especial. Un reencuentro entre el chef Juan Carlos Ferrando y Carolina Sánchez e Iñaki Murúa, propietarios del restaurante logroñés y discípulos de Ferrando de su época como jefe de cocina del Hotel Viura.

Juan Carlos Ferrando siente una especial armonía con la pareja del Íkaro y hace unos meses los invitó a una cena similar en el restaurante del hotel Villa Magalean de Fuenterrabía, donde asesora la cocina. Así que en esta ocasión, Juan Carlos devolvió la visita con su presencia en Logroño en una cena de doce pases en la que destacó la calidad y originalidad de algunos platos fantásticos como la ensalada de changurro, las natillas de hongos, la ventresca de atún, la perdiz escabechada el solomillo a la brasa o las kokotxas de merluza al pil-pil, varios de los platos que ilustraron una cena en la que ambos conceptos gastronómicos se dieron la mano con asombrosa naturalidad.

La vanguardia de Iñaki y Carolina con el clasicismo sin ambages de Juan Carlos Ferrando, un chef que está ultimando la apertura de un nuevo restaurante en Logroño que llevará su propio nombre y que estará en la calle María Teresa Gil de Gárate: «La idea es continuar con mi camino como chef con una propuesta muy personal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos