Un paseo por la cocina más creativa y osada del genial chef marbellí

La culinaria de Dani García se define por recetas que se han convertido en iconos de su arte

MARINA MARTÍNEZ MÁLAGA.

No ha sido una cuestión de suerte, ni de un buen año, ni de la incorporación a la carta de varios platos agraciados. Dani García ha llegado a la tercera estrella Michelin vía veinte años de trabajo. De éxitos y fracasos, de proyectos, de riesgo, de esfuerzo, de pasión y, sobre todo, de creatividad y lucha. Lo reflejan platos que se han convertido no sólo en iconos de su cocina, también en referente para muchos colegas que los han tomado como modelos para sus cartas. Para el marbellí es un motivo de orgullo. Aún más cuando recuerda todos esos años en los que devoraba libros y se gastaba el sueldo en restaurantes para llegar a lo que es hoy. ¿Quién no conoce el tomate nitro o el gazpacho de cereza? Lo que no se conoce tanto es la historia que hay detrás, cómo nacieron. A continuación os contamos el germen de estos y de algunos otros de los platos más significativos de la cocina de Dani García. Y es que la creatividad no se agota: «Es inagotable, pero lenta, y cuando flojea tienes que ir atrás y revisitar cosas, ojo, que no creo que sea malo. Es bonito, sobre todo si lo has creado tú mismo».

 

Fotos

Vídeos