Los orígenes rusos

Los ingredientes básicos de la ensaladilla rusa son siempre los mismos: patatas, huevo y mayonesa. A partir de ahí, los extras dependen del toque de cada uno. Desde añadirle la zanahoria, guisantes, pimiento rojo, aceitunas y atún a las versiones que incluyen cebolla, maíz, gambas, jamón serrano o surimi de pescado. También hay quien prefiere la patata más machacada o más entera, más o menos cantidad de mayonesa, acompañada por pan, con el huevo rallado... Hace ahora casi dos año se creó en Facebook un Observatorio de la Ensaladilla Rusa y el Gazpachuelo, un grupo nacido en las redes sociales que ha traspasado la frontera virtual, con el nombramiento de un punto de encuentro físico como referencia de sus rutas gastronómicas. El creador de este plato tan español fue un cocinero ruso llamado Lucien Olivier Guillerminav, que estaba al frente de los fogones del Hermitage, un prestigioso restaurante moscovita de la época. Se estima que fue en torno a 1860 cuando la receta se hizo popular y alcanzó renombre internacional. La similitud de la mayonesa con el aspecto blanquecino de la nieve motivó el apelativo de 'rusa'. Sin embargo, su nombre original era 'Ensalada Olivier', en honor a su creador. La ensaladilla original de Olivier incluía ingredientes caros como urogallo, esturión ahumado o cangrejo ruso. La realidad es que como explican en la web del restaurante Jolastoki. es que la receta se mantuvo en secreto y se perdió para siempre con el cierre del restaurante Hermitage en 1905. Lo que está más que claro es que es una de las principales recetas del acervo gastronómico patrio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos