Nuevos espacios creativos

El regional de gin tonic abre espacio para el vino en la coctelería

Sergio Moreno Laya
SERGIO MORENO LAYALogroño

Solo desde el dominio de la técnica, desde el estudio de la materia, desde la comprensión de todos los elementos... se pueden hallar nuevos espacios creativos que permiten trasladar viejas fronteras un poco más lejos de donde habitualmente habían estado situadas. Es la sensación que se rescata de la última edición del Concurso de La Rioja de Gin Tonic celebrado el pasado miércoles en Bodegas Franco Españolas, y en donde nueve cocteleros riojanos tuvieron que superar un reto mayúsculo como es el de combinar este trago tan de moda con un elemento muy conocido por todos como es el vino. Una competición local que sirvió para poner de manifiesto que la coctelería riojana, poco a poco, impulsada por los pioneros y reivindicada por la energía de la juventud de los nuevos barmans riojanos está entrando en un nuevo escenario.

Nueve cocteleros de nueve locales de toda La Rioja tuvieron que poner al límite su capacidad de creación para marcar tendencias en esta bebida tan de moda y además introducir de forma obligatoria un tercer elemento en el gin tonic habitual: ginebra, tónica y vino blanco. Y al final todo acaba cuadrando.

Bajo las coordenadas del arte de la coctelería, este concurso sirvió para evidenciar que el vino tiene más posibilidades que las habituales, lo que abre nuevos escenarios tanto para los productores como para los consumidores. «Hemos trabajado con la G'vine, una ginebra que procede de un destilado de uva», apuntó Chema Rello, presidente de la Asociación de Barmans de La Rioja. «Así que existía la posibilidad de mezclar con armonía esta ginebra con el vino blanco elegido para esta ocasión», afirmó. «No se podría haber hecho con otra ginebra», apuntó Óscar Solorzano, barman del Asterisco de Logroño.

«Estamos en La Rioja y debemos ser pioneros en el uso del vino en coctelería»

El resultado fue un total de nueve combinados que reflejaron la apuesta por la sencillez dentro de la copa, pero sin descartar todo un trabajo previo muy relacionado con la innovación y la creatividad. «Hemos visto cómo se ha apostado por las infusiones y las maceraciones a través del uso de diversas técnicas para introducir el vino con sentido y sensibilidad dentro de este combinado tan reconocido», valoró Álvaro Alejandre, experto coctelero que hizo las veces de jurado. «He notado que de un año para otro los cocteleros que han participado han trabajado duro para introducir elementos innovadores en sus cócteles, tanto en ingredientes como en las técnicas que han usado», manifestó.

Para Álvaro Alejandre es importante el vino poco a poco se vaya metiendo en el mundo de la coctelería. «Al final estamos en La Rioja y creo que tenemos que ser un poco pionero en esta cuestión en concreto», poniendo como ejemplo «Toro o Navarra donde se podría decir que esto está a la orden del día».

«En el mundo del vino tenemos que acercarnos a los jóvenes»

Pedro Díez es el director comercial de Franco Españolas, que acogió en su espacio este campeonato y aportó el blanco Rioja Bordón para esta prueba: «No creemos que sea una apuesta arriesgada. Al final somos fieles a nuestra tradición y defendemos el mundo del vino como siempre lo hemos interpretado». Pero los responsables de esta bodega de tanta tradición en La Rioja saben que «en el mundo del vino necesitamos la incorporación de la gente joven». Detectan que los consumidores de vino cada vez son mayores, y «ésta es una manera de llegar a los jóvenes a través de unos barmans que tratan los productos con mucho esmero y delicadeza y saben desarrollar trabajos perfectos para unas combinaciones muy acertadas», remarcó Pedro Díez, que formó parte del jurado.

Más

Fotos

Vídeos