Degusta

REALIDAD O FICCIÓN

REALIDAD O FICCIÓN

Una naranja, concretamente la fascinación de ver cómo la pelaban sus padres, llevó al poeta vasco Harkaitz Cano a Mugaritz, a esa forma que tiene el restaurante de Andoni Luis Aduriz de rellenar los vacíos. Cano participó en el proyecto 'Bestiarium gastronomicae' y recordó la sensación de alivio que le ofrecían las mandarinas: «Eran como naranjas pequeñas que se pelaban con las manos, clavando las uñas y que dejaban un aroma muy especial en las manos». En su infancia también era recurrente la figura de Carpanta, el mítico personaje del dibujante español Escobar, que tenía como utopía de vida un pollo asado, concretamente un «muslo». Cano divagó sobre lo que no le gusta como comensal: «Las mesas con más de cinco personas hace que me sienta menos inteligente y no me gusta que me traten como un niño. Tampoco me hace la más mínima gracia que la persona que se siente a mi lado le haga una foto a una croqueta. Se sacan fotos y se tritura la realidad, sacar fotos destierra al olvido lo que realmente sucede. Y, además, no me gusta que en un restaurante sea más importante la comida que la compañía o las miradas. La verdad es que he disfrutado mucho de la comida, pero las huellas más indelebles las dejan las intoxicaciones».

© larioja.com

Calle Vara de Rey número 74, bajo (26002) Logroño.
Correo electrónico de contacto digital@diariolarioja.com.

Copyright Nueva Rioja S.A.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.