Degusta

Impresiones tridimensionales

Impresiones tridimensionales
  • Food Ink: «La más exquisita experiencia interactiva comestible»

Las impresoras 3D de comida abren un nuevo horizonte que promete disminuir el tiempo que pasamos en la cocina sin por ello comer peor. De hecho, los expertos y tecnólogos creen que sustituirá al microondas dentro de unos años, cuando la tecnología de impresión en 3D esté más avanzada y el propio mercado regule los precios de venta al público. Entonces, aseguran, todos tendremos una impresora 3D en nuestra casa, que también nos servirá para cocinar nuestras recetas favoritas.

Las impresoras en 3D parece que se están consolidando y son ya muchos los sectores en las que se utilizan para poder captar la atención de los usuarios. Según datos ofrecidos por el portal web Statista (en base a un estudio ofrecido por IBISWorld), las impresoras de este tipo se usan en el 39,5% de los casos para construir materiales y en un 25% de las ocasiones, las impresoras 3D se usan para el mantenimiento y servicios. Ahora, este tipo de impresiones han llegado a las cocinas profesionales. En modo beta, a modo de nueva experiencia, como una forma de testar sus verdaderas posibilidades en relación a las funciones que a día de hoy son capaces de presentar. Pero sin duda, parece que será cuestión de tiempo que en los restaurantes presenten menús y recetas desarrolladas en impresoras 3D.

Una minipizza de boletus edulis con tomate y queso, aunque estos dos ingredientes parezcan caviar mediante la impresión en 3D. Terrina de foie y pan de especias trazando un camino de huellas de pato. Paletillas de cabrito al vino tinto y puré de patata 'ratte' 3D describiendo singulares formas geométricas. Estos son algunos de los platos que degustan los comensales de Food Ink, el autoproclamado primer restaurante de impresión 3D del planeta: desde los 'snacks' de bienvenida hasta las mesas... todo ha pasado por las máquinas de moda.

Este restaurante efímero abrió sus puertas en Londres este pasado verano, y este futurista restaurante temporal está dando la vuelta al mundo. Y en España aterrizó a finales del año pasado en Lérida, donde ofreció tres cenas en las que los chefs no solo estuvieron a los fogones, sino también a los mandos de innovadoras impresoras 3D de alimentos. En concreto, de una máquina de la compañía holandesa 'byFlow' y de la Foodini, de la firma barcelonesa Natural Machines.

De la mano de Antony Dobrzensky y Mario Barradas, Food Ink está ofreciendo un menú de nueve tiempos en donde cada platillo se ha construido a través de impresoras tridimensionales. Los cubiertos, muebles, arte e iluminación del lugar también fueron fabricados en impresoras; y no sólo eso, ya que dentro de la experiencia de reservar un lugar en este inusual restaurante ofrecieron equipos de realidad virtual, proyecciones en las paredes, e incluso música compuesta por inteligencia artificial.

Food Ink se define como «una experiencia interactiva de arte comestible» de acuerdo a sus creadores. Su primera parada, tras Londres, fue Venlo, en los Países Bajos, donde se disfrutaron de cinco platos impresos en 3D y tuvo una gran acogida. La gira del restaurante pasará por Dubai, Seúl, Roma, París, Las Vegas, Toronto, Berlín, Singapur, Lérida... En muchas ciudades las entradas están comenzando a agotarse, pero es posible también acudir a la conferencia de Impresión 3D en Alimentos.

Tal está siendo el éxito, que los responsables de Food Ink se están planteando seriamente sus próximo pasos: no sólo será un restaurante pop-up de alimentos gourmet, se espera que según se vaya desarrollando el proyecto también se puedan utilizar estas impresoras 3D para imprimir cubiertos, platos, vasos y hasta la iluminación de estos restaurantes temporales y convertirse en una nueva experiencia.

La misión de Food Inkes explorar la intersección entre la comida y la experiencia del usuario, potenciada por la tecnología. El restaurante espera inspirar debates sobre el futuro de la alimentación sostenible, la nutrición y la salud, así como demostrar cómo las tecnologías pueden cambiar nuestros hábitos.

Foodini, la impresora de comida 3D ‘made in Spain’

. Una impresora 3D es una máquina capaz de realizar impresiones de diseños en 3D, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño realizado por ordenador. Así pues, las impresoras 3D de comida están diseñadas para imprimir alimentos. Al principio solo se podían imprimir platos sencillos, como pequeños snacks, pero con el tiempo se están pudiendo imprimir platos cada vez más elaborados, como pizzas. A diferencia de otras aplicaciones de impresión en 3D, tales como la industria aeroespacial, automotriz o la robótica, la comida impresa en 3D tiene el potencial de afectar directamente a todos y cada uno de nosotros. La mayoría de las impresoras 3D funcionan mediante un proceso de fabricación aditiva en el que se van depositando capas de material, del tamaño y forma adecuadas, una encima de la otra hasta que se construye un objeto. Otro método es el de las impresoras de unión, que van uniendo capas mediante un adhesivo. La diferencia es que en vez de tinta, en cada cápsula se carga un ingrediente. La impresora crea el plato imprimiendo finas capas de cada ingrediente.

El funcionamiento de estas impresoras 3D de comida

oodini es la impresora 3D de comida de Natural Machines, empresa ubicada en Barcelona. Basada en un modelo de cápsulas abiertas, el consumidor prepara y coloca los ingredientes frescos en Foodini y la máquina hace el resto. En Natural Machines creen posible preparar alimentos más saludables, de forma fácil y muy divertida. Por ello han desarrollado Foodini, la impresora 3D que imprime todo tipo de alimentos frescos y nutritivos, desde salados a dulces. Utiliza ingredientes frescos, haciendo de Foodini el primer electrodoméstico de cocina basado en una impresora 3D de alimentos que contribuye a un estilo de alimentación saludable. Foodini se ocupa de la parte más difícil y pesada de preparar alimentos a mano, ahorrando tiempo. Uno de los objetivos es simplificar las actividades más rutinarias de cocinar. Por ejemplo, formar la masa en una docena de palitos de pan, la elaboración y relleno de los raviolis individuales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate

© larioja.com

Calle Vara de Rey número 74, bajo (26002) Logroño.
Correo electrónico de contacto digital@diariolarioja.com.

Copyright Nueva Rioja S.A.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.