Degusta

Patrimonio riojano

Patrimonio riojano
  • Gonzalo de Berceo ya describe al queso camerano en alguno de sus escritos. Muchos siglos después, y gracias a la labor de 11 ganaderos y dos queserías riojanas y bajo el sello de una DOP, el Queso Camerano es una manifestación riojana de primer orden

Las cabras murcianas y malagueñas 'florean' por los prados del Camero Nuevo y del Camero Viejo. Once ganaderos extraen su leche en las lecherías del valle, y Quesos Celia y Lácteos Martínez, dos queserías riojanas, se la compran cada día para elaborar un producto muy especial. Es el Queso Camerano, que respaldado desde 2009 a nivel nacional por una Denominación Origen Protegida (DOP) y desde 2012 por el sello de garantía europeo, cada día conquista más paladares.

Porque los pastos son riojanos, los ganaderos son de La Rioja, la leche es de aquí, las queserías son locales, y el queso, como ya lo indicara Gonzalo de Berceo, es tal y como se hacía entonces, como ha sido siempre, dado que hay personas que se encargan de cuidar esta herencia, el Queso Camerano es el queso de todos los riojanos. Una referencia más con la que presumir y mostrar a los visitantes el sabor de esta tierra, como el vino, el chorizo, el salchichón, los pimientos, las verduras... Y el queso, claro.

Un queso que se puede consumir en tres estados diferentes. Quesos Celia lo vende en fresco, como se hacían antaño. Bajaban los cameranos hacia el valle para vender el queso de la leche de sus vacas en fresco, con el mimbre apretando la circunferencia. Si iba bien, se vendía todo. Que sobraba algo, se volvían al Camero con ellos y se ponían a curar entre las piedras de sus hogares.

Semicurado y curado son las otras dos formas de consumirlo. Lácteos Martínez así los presenta, siempre con el sello de Queso Camerano y con la etiqueta de la DOP y del sello europeo como garantía de que el proceso y la calidad están garantizados.

En semicurado y curado, el Queso Camerano recibe unos más que agradables masajes con aceite de oliva, que le ofrece una dimensión absoluta en relación a los quesos de entorno. De ahí a los secaderos a la espera de que los mohos, regulados y registrados en la Universidad de La Rioja, hagan su trabajo en el proceso de maduración, y le ofrezcan el sabor y la textura inconfundibles de este gran queso. Una joya única en relación a los quesos de su misma categoría, esos que se elaboran exclusivamente con leche de cabra.

© larioja.com

Calle Vara de Rey número 74, bajo (26002) Logroño.
Correo electrónico de contacto digital@diariolarioja.com.

Copyright Nueva Rioja S.A.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.