Degusta

Tiempo de chirivías

La chirivía tiene la misma forma que la zanahoria, pero su color es más claro y su sabor dulce. :: L.R.
La chirivía tiene la misma forma que la zanahoria, pero su color es más claro y su sabor dulce. :: L.R.
  • Chirivía. De raíz muy parecida a la zanahoria, esta hortaliza se cultiva en lugares de intensas heladas y en marzo se recogen las más dulces

La chirivía es una raíz muy parecida a la zanahoria, proviene de la misma familia de hortalizas. El conocimiento que tiene el hombre sobre este alimento viene de muy lejos. Se remonta a la época anterior al descubrimiento de América.

Por lo general se producen en zonas de clima helado que le ayudan a desarrollar su sabor, además llega a crecer alrededor de 1 a 1.5 metros de altura. Aunque se parecen a las zanahorias no sabe igual que ellas y son de color crema.

La chirivía, que comúnmente también se conoce como pastinaca, es nativa de Eurasia. Su consumo era muy importante, un alimento básico como el de la patata antes de que ésta hiciera aparición y desterrara otros alimentos como la chirivía que estamos comentando, el nabo o el tupinambo entre otros.

La chirivía se cosecha entre septiembre y marzo, siendo la de invierno más dulce que la de otoño porque el almidón que contiene se transforma en azúcares cuando está expuesta a temperaturas frías. Por eso no se cultiva en climas cálidos, necesita heladas para desarrollar su sabor, y puede permanecer en la tierra con buena conservación hasta que se precise consumirla. Si se compran bien frescas, en el frigorífico pueden conservarse bien unos 15 días.

En nuestra cocina es habitual la inclusión de la chirivía en la elaboración de caldos, sopas y purés, pero hay muchas formas de consumirla. Por su dulzor, permite hacer incluso postres, de hecho, era habitual en Gran Bretaña hacer uso de la chirivía para hacer pasteles y mermeladas cuando el azúcar era económicamente inalcanzable.

Se puede incluir la chirivía en nuestras recetas en crudo, hechas al horno, a la plancha, cocidas o fritas. En todas sus formas de cocción (o sin ella) ofrece ese punto dulce, y su almidón participa en el espesor de caldos y sopas.

La chirivía comienza a ganar terreno, porque sirve para sorprender a los comensales con platos que nunca habían probado por la presencia tan especial de este producto que sin duda da un toque diferente a las creaciones. Ahora es el mejor momento.

© larioja.com

Calle Vara de Rey número 74, bajo (26002) Logroño.
Correo electrónico de contacto digital@diariolarioja.com.

Copyright Nueva Rioja S.A.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.