#MujeresenGastronomía

#MujeresenGastronomía

Mujeres de la gastronomía española se unen contra la invisibilidad

REDACCIÓN

Más de un centenar de mujeres profesionales de la gastronomía -cocineras, sumilleres, productoras, científicas, periodistas, empresarias y organizadoras de eventos-, han creado un movimiento, (#MujeresenGastronomía), para impulsar la visibilidad de la mujer en este sector en España. El primer encuentro, celebrado en Valencia, ha servido para acordar las primeras medidas para conseguir avances en dar visibilidad al trabajo de las gastrónomas. Medidas que incluyen la creación de la primera base de datos completa y actualizada de mujeres de la gastronomía; la creación de grupos de trabajo por especialidades profesionales y ámbitos territoriales y el lanzamiento de una imagen de marca para comunicar todos los eventos, noticias, investigaciones o aspectos de interés en los que participen. Pretenden también crear un espacio de networking, colaboración y sinergias que pueda impulsar nuevos proyectos empresariales, académicos o científicos.

Guía

Medidas
Creación de la primera base de datos completa y actualizada de las mujeres de la gastronomía; crear grupos de trabajo por especialidades profesionales y ámbitos territoriales.
objetivos
. Visibilizar el enorme talento creativo en un ámbito de igualdad y, además, crear un espacio de networking y colaboración.

El hecho es que, de los 195 restaurantes con estrella Michelín de España en 2018, sólo el 10% están regentados por mujeres, según la tesis doctoral «Barreras y facilitadores que enfrentan las mujeres en gastronomía», presentada por Purificación García Segura, profesora de la Universitat Politècnica de València. Los cocineros consiguen mayor reconocimiento del público y financiación para sus proyectos, según este estudio, aunque no se constatan diferencias entre hombres y mujeres en la alta cocina cuando se trata de comparar habilidades o competencias. La conciliación es la principal traba para ellas. Una de las chefs que ha reivindicado más presencia para las mujeres en los congresos y eventos del sector ha sido María José San Román, al frente del restaurante Monastrell, con una estrella Michelin y una de las artífices de este encuentro reivindicativo. «Somos muchas y contamos también con el apoyo de Carme Ruscalleda; Elena Arzak, Fina Puigdevall, Susi Díaz, Macarena De Castro, Esther Manzano, Mari Carmen Velez o Beatriz Sotelo, entre otras. La invisibilidad está arraigada y el talento invisible desincentiva a futuras generaciones. Es un problema mundial cuyo cambio podemos liderar desde España».

Apoyo de Ferrán Adriá

Julia Pérez Lozano, directora de GastroActitud, anunció en el encuentro un estudio sobre la situación de la mujer en la gastronomía española con apoyo y colaboración de Ferran Adriá y en el marco de las apuestas de futuro de 'Bullipedia' y 'elBullifoundatio'n. Mujeres en la Gastronomía ha nacido Valencia, pero se han propuesto varios foros para celebrar nuevos encuentros. Entre las próximas citas, el congreso Hospitality Innovation Planet (HIP) o San Sebastián Gastronomika 2019. Entre las conclusiones también figura la necesidad de crear una red que ayude a las mujeres de la gastronomía a impulsar su marca personal para romper techos de cristal, así como fomentar la participación en concursos en los que hasta ahora se cuenta con escasa presencia femenina, por lo que se ha descrito como el 'techo de cemento', un nivel de autoexigencia que les impide destacar. Además, se han abordado otras líneas de actuación como buscar cauces para recibir denuncias y actuar ante casos de acoso laboral o incentivar el 'mentorin'g para que mujeres con dilatada experiencia puedan asesorar e impulsar el talento y las iniciativas de las nuevas emprendedoras. Distintas intervinientes han contado su experiencia reiterada como únicas participantes en eventos donde la mayoría de ponentes eran hombres, un hecho que han definido como «la invisibilidad de la invisibilidad», por lo que han pedido su apoyo a compañeros chefs que reconsideren su participación en proyectos donde no está representada a más de la mitad de la sociedad. Analizado el problema de la invisibilidad, algunas de las aportaciones para combatirla son el fomento del corporativismo y la creación de una red de apoyo.

«Tenemos que liberarnos de nuestra educación y confiar en nosotras tanto como ellos confían en sí mismos», planteaba la cocinera valenciana Raquel Cernicharo, del restaurante Karak. Otras, como la sushi chef Nuria Morell, del restaurante Nozomi de Valencia, han remarcado que el problema «es que estamos llegando ahora a la gastronomía, hemos llegado cuando nos ha tocado, pero lo importante es que estamos aquí con las mismas capacidades que ellos y algunas virtudes más».

Carolina Álvarez, cocinera del equipo del restaurante Quique Dacosta, también lanzaba al aire la siguiente reflexión: «Nunca me imaginé llegar hasta donde he llegado, pero nunca nadie me dijo que no pudiera llegar, no podemos dejarnos intimidar».

Más

 

Fotos

Vídeos