Mucho más que Masterchef

Jordi Cruz, un nuevo tres estrellas para Barcelona./MARCO PASTORI
Jordi Cruz, un nuevo tres estrellas para Barcelona. / MARCO PASTORI

Jordi Cruz, marcado por el éxito desde sus inicios, logra tres estrellas para Barcelona

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Jordi Cruz es de Manresa y ha tenido una carrera llena de premios. En el 2003 fue declarado Mejor cocinero joven del año y mejor cocinero en el 2006. Estuvo al mando de la cocina de 'L'Estany Clar' donde consiguió con solo 25 años su primera estrella. Jordi regentó el restaurante 'l'Àngle' situado dentro del recinto de la Fundación Alicia que también goza de una estrella Michelin y desde el año 2011 está al frente del restaurante 'ABaC', de Barcelona, el primero en conseguir dos estrellas Michelin en la ciudad y ahora el segundo con dos estrellas en Barcelona. Es muy famoso por Masterchef, pero nadie duda de que es uno de los mejores cocineros de España. Paralelamente a su trabajo entre fogones, cabe destacar que es autor del libro «Cocina con lógica: técnica y conceptos en la cocina del Estany Clar». En cuanto a su cocina, el propio chef la define como «evolutiva e inquieta, basada en el producto y donde coexisten tanto la creatividad como la tradición». La profesión destaca especialmente de él su coherencia y su idea propia de cocina de vanguardia, más allá de modas y tendencias. Su vida está jalonada de premios. Cuando estuvo en las Jornadas Somos Capital en el 2012 contó la fórmula para lograrlos: «¿Cómo lo he hecho? Sin salir de fiesta el fin de semana. Cuando era más joven fue un gran sacrificio, pero invertí mi tiempo en mi pasión. El fin de semana, con tres banquetes diarios, trabajábamos hasta 18 horas. Además, he ido a todos los concursos de cocina para divertirme y conocer gente, no para ganar. Los jurados también se equivocan y a veces tu cocina puede no gustar. En realidad, la categoría de un cocinero se demuestra día a día, no en las horas que dura un concurso».

Jordi repasó en 'Tondeluna' alguno de sus platos más importantes, en los que describió con singular maestría su acervo gastronómico: Consomé de cebolla, focaccia finísima de foie rallado en congelado y un cristal de obulato con grasa de jamón, entre muchos otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos