La madre de todas las batallas

La madre de todas las batallas

Casa Zaldierna (Ezcaray) alcanza la final para saber cuál es la mejor croqueta del mundo

Sergio Moreno Laya
SERGIO MORENO LAYALogroño

Es la mejor croqueta del mundo. Y las abuelas cocineras se rasgan las vestiduras, las madres rompen su recetarios milenarios, los padres miran con recelo por las consecuencias que puede generar semejante afirmación, y los hijos se sienten engañados. «Cómo las de mi abuela no hay otras».

Pero así son los concursos. Hay que respetar los resultados, por aquello del juego limpio. Y como encima lo patrocina Joselito, la marca de jamones más importante del planeta. Entonces el asunto gana enteros gana credibilidad y se convierte en la madre de todas las batallas. Por cuarta vez, esta gran firma chacinera busca la mejor croqueta de España, que viene a ser la mejor croqueta del mundo, porque fuera de aquí no saben freír un bocadito de cielo. Y para esta batalla, La Rioja estará felizmente representada, por lo alto, por Casa Zaldierna, de Ezcaray, que se ha colado por méritos propios en esta gran final que se disputará el próximo 24 de enero.

El chef Antonio Pérez Rubio medirá su maravillosa croqueta de jamón contra otros cincos grandes cocineros del país. Javier Farpón de Casa Farpón, un restaurante situado en Mamorana (Pola de Lena/Asturias); Miguel Carretero de Santerra, en Madrid; Alberto Lareo de Manso, en Santiago de Compostela; Carlos Crespo, de la Bodega del Riojano en Santander (Cantabria); y José de Dios de La Primera, también en Madrid.

Estos son los finalistas de esta cuarta edición. El vencedor el año pasado fue el cántabro Nacho Solana, del Solana en Ampuero (Cantabria).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos