«El único secreto es el cariño que le pongas al hacer la comida»

Ramiro y Mónica, en el comedor en una cueva natural del restaurante La Roca, de Quel, con las pochas. /Sanda Sáinz
Ramiro y Mónica, en el comedor en una cueva natural del restaurante La Roca, de Quel, con las pochas. / Sanda Sáinz

Ramiro Calvo y Mónica La Torre nos cocinan pochas en Quel

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

Ramiro Calvo Rada y Mónica La Torre Rueda dirigen desde hace años el bar-restaurante La Roca de Quel. La característica principal de este establecimiento es que su comedor se encuentra en el interior de una cueva natural, bajo la peña

Respecto a su comida destaca por su cocina tradicional con platos como el cordero asado o el patorrillo. Hoy mostramos uno de sus guisos más potentes, unas pochas cuya receta se trajo de Andalucía Mónica, la mujer de Ramiro, región de donde procede.

«Las hacía mi abuela, luego aprendió mi madre y ahora yo», comenta la cocinera y añade: «Utilizamos verduras frescas y chorizo, morcilla... Es un plato de temporada invernal al que le viene bien todo tipo de carnes».

La receta la hacía la abuela de Mónica en Andalucía, luego su madre y ahora ella

La Roca es un restaurante familiar y Ramiro encarna la tercera generación

Las pochas se tienen cociendo un par de horas más o menos (depende del tipo de alubia).

La carne se suele cocinar junto con las pochas y así cogen el gusto. Costilla de ternera, trozos de panceta fresca, chorizo, morcilla le viene bien a este guiso, pero también se puede utilizar rabo de toro, por ejemplo.

Ingredientes

Pochas con carne

Se guisan durante unas dos horas las pochas con la carne (chorizo, morcilla, trozos de panceta y costilla de ternera, aunque pueden utilizarse otros productos cárnicos).

Verdura

Pimientos rojos, zanahoria, ajos, cebolla, patata, tomate fresco. Se rehoga con aceite y un poco de pimentón. También se sofríe un poco de pan. Luego se pasa todo por la batidora y se añade a las pochas para que terminen de hacerse y cojan sabor.

Aparte, rehogamos pimiento rojo, zanahoria, patata, ajos, cebolla, tomate fresco, con aceite y un poco de pimentón. Sofreímos también un poco de pan.

A continuación, cuando está todo hecho (suele costar una media hora) se pasa todo por la batidora y se añade a las pochas para que estas terminen de cocinarse y tomen el sabor de la verdura.

«El único secreto de la cocina es el cariño que le pongas al hacer la comida», comenta Mónica respecto a este producto.

Las pochas las sirven como menú del día, también las encargan en comidas de cuadrillas. «Gustan mucho, son diferentes a como se hacen aquí. Hay gente de fuera que las piden expresamente cuando vienen», explica Mónica, que lleva en la cocina de La Roca unos seis años, desde que se jubiló su suegra (antes estuvo como ayudante), aunque estos últimos meses no está en activo debido a un accidente de tráfico.

Tradición familiar

El restaurante La Roca de Quel lo abrió al público en agosto, hace casi cincuenta años, Ramiro Rada Ostriz. En el lugar donde está la cueva natural había un corral en el que su familia guardaba diferentes animales y este empresario hostelero edificó el establecimiento.

Luego continuó el negocio su hija, María Victoria Rada Pérez, y, desde hace doce años sigue la tradición familiar el hijo de esta, Ramiro, con su mujer Mónica. Francisco Javier, es la cuarta generación, y ya se perfila como sucesor en el futuro de este restaurante de Quel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos