«Es mejor que 'baile' por el centro porque se terminará cuajando»

Marisa Paredes ha preparado una tarta de queso con mermelada de uvas. :: c.v.
Marisa Paredes ha preparado una tarta de queso con mermelada de uvas. :: c.v.

Marisa Paredes nos cocina tarta de queso con mermelada de uvas en Casalarreina

Cristina Valderrama
CRISTINA VALDERRAMAHaro

La tarta de queso es uno de esos postres que suelen figurar siempre en las cartas de los bares y los restaurantes. Y al igual que sucede con otros muchos platos, cada maestrillo tiene su librillo y se puede preparar de mil formas diferentes.

Horneada o enfriada en el frigorífico, con queso fresco, de untar, con yogur, con o sin base. Muchas formas existen de prepararla y el resultado siempre suele ser satisfactorio para quien la prueba.

A Marisa Paredes es un postre que le gusta mucho y que suele preparar a menudo. Reconoce que le gusta dedicar tiempo cuando puede a la cocina aunque éste no le sobra. Hace año y medio abrió la Cervecería Galigón, en Casalarreina, donde prepara platos combinados, bocatas y hamburguesas.

Los platos más elaborados los deja para alguna ocasión especial o alguna cena de encargo. Y en esos momentos también suele elaborar sus postres. La tarta de queso suele ser recurrente porque es un plato que gusta a casi todo el mundo.

Elaboración

Marisa propone una tarta horneada, de esas que quedan jugosas por dentro. Y para acompañarla opta por una mermelada de uvas. Para obtener unas diez raciones, se necesita medio kilo de queso fresco, medio kilo de queso de untar, ocho huevos, 400 gramos de azúcar, medio litro de nata y una cucharadita de harina.

La elaboración es sencilla ya que se baten todos los ingredientes a la vez hasta obtener una masa homogénea. A la hora de elegir el molde, Marisa opta por el redondo de toda la vida aunque le gusta hacer pruebas también con otro tipo para buscar nuevas presentaciones.

PASO A PASO

Para la tarta
Ingredientes: Medio kilo de queso fresco, medio kilo de queso de untar, 8 huevos, 400 gramos de azúcar, medio litro de nata, una cucharadita de harina. Elaboración: Se bate todo a la vez y se vuelca en un molde bien engrasado. Se mete al horno a 180 grados durante cincuenta - sesenta minutos. Recomienda vigilarlo para que no se cuaje demasiado.
Para la mermelada
Ingredientes: Granos de uva negra y blanca, con piel y pipas, zumo de limón y azúcar al gusto. Elaboración: Se ponen los ingredientes en la olla y se deja unos veinte minutos a fuego suave. Se pasa por el pasapurés.

El molde hay que engrasarlo bien y después se vierte la mezcla. Se mete al horno, precalentado a 180 grados, y se deja entre 50 y 60 minutos. Paredes sugiere vigilar la tarta para que no se cuaje demasiado. «Es mejor que 'baile' por el centro porque se terminará de cuajar sola y así saldrá más jugosa», reconoce.

Las tartas de queso combinan estupendamente con cualquier tipo de mermelada. A Marisa le gusta preparar las confituras cuando tiene fruta madura. En esta ocasión ha elegido una de uva que elabora con granos de uva tinta y moscatel.

En una olla se ponen los granos de las dos variedades, sin pelar y con pipas, junto al zumo de un limón y azúcar. La cantidad de ésta dependerá de la fruta y de su madurez. A fuego suave se deja unos veinte minutos. Después lo pasa por un pasapurés para que la textura sea más fina. Y ya está lista para acompañar la tarta, bien acompañando a la ración o bien encima de la tarta, siempre a gustos.

Fotos

Vídeos