«Cuando las manitas están cocidas hay que quitarles el hueso»

Ceci Rodríguez presenta un plato de manitas de cerdo en su bar restaurante La Taberna de la Frasquita. :: I. A.
Ceci Rodríguez presenta un plato de manitas de cerdo en su bar restaurante La Taberna de la Frasquita. :: I. A.

Ceci Rodríguez nos cocina manitas de cerdo a la riojana en Calahorra

Ya se sabe que 'del cerdo gustan hasta los andares'. De ahí, que las patas de este animal, aunque no lo parezcan, son una delicia. Su gelatina confiere a los guisos una textura muy agradable y sabrosa; y por eso, las podemos encontrar en multitud de elaboraciones, como cocidos, pucheros, arroces...

La calagurritana Ceci Rodríguez las cocina con una receta típica de La Rioja, en la que no falta el chorizo, el jamón y el tomate.

LA RECETA

Ingredientes para siete personas
400 gramos de cebolla bien picada, 2 dientes de ajo, una cucharada de ajilimoje, 4 cayenas, chorizo (al gusto), jamón, caldo de las propias manitas, tomate, siete manitas de cerdo enteras, sal y aceite.
Elaboración
Para su elaboración, esta hostelera emplea 400 gramos de cebolla bien picada, 2 dientes de ajo, una cucharada de ajilimoje, 4 cayenas, chorizo (al gusto), jamón, caldo de las propias manitas, tomate, siete manitas de cerdo enteras, sal y aceite.

El primer paso de la receta es poner a freír la cebolla con los dos dientes de ajo. «Se deja todo muy bien 'pochadito' para después echarle el ajilimoje», explica esta calagurritana dedicada a la hostelería. A continuación, se añade al refrito el chorizo y el jamón. «Una vez que queda todo frito hay que echar el caldo de las manitas y el tomate, que debe ser la misma cantidad que el caldo de las manitas», apunta.

El caldo de las manitas hay que prepararlo previamente. «Normalmente, se dejan conociendo las manitas y la cebolla en una olla durante tres cuartos de hora», aclara sobre este paso. Una vez que el caldo, las manitas y el resto del guiso está preparado «se deja que hierva durante un cuarto de hora más o menos», concluye.

Las manitas de cerdo, además de no ser un plato muy complicado de preparar, resulta muy apetecible para el público que acude a La taberna de la Frasquita, el bar-restaurante que regenta Ceci. «Es un guiso que solemos hacer todas las semanas porque gusta mucho. De todas maneras, en verano no lo hacemos tanto ya que es muy delicado», confiesa.

Gastronomía tradicional

Pero en la época de invierno nunca faltan en la carta. «Es muy tradicional, como el bacalao o los callos, que también gustan mucho a la gente», sostiene Ceci. Y como en toda receta, siempre hay un secreto para que resulte lo más sabrosa. «Cuando las manitas están cocidas hay que quitarles el hueso», asegura esta hostelera.

Las manos de cerdo (denominadas también como manitas de cerdo) son en realidad las patas de este animal. Suelen ser empleadas en la cocina tanto frescas, en salazón o como elemento cárnico de muchos estofados y cocidos. Su estructura gelatinosa debido a la presencia de cartílago, hace que se elaboren caldos con texturas muy agradables.

Fotos

Vídeos