«La magdalena sabe más o menos dulce según el cacao»

La joven arnedana muestra las magdalenas recién salidas del horno camino de ser disfrutadas. :: E.P..

Sara Pérez- Aradros Checa nos cocina magdalenas de chocolate con chocolate blanco en Arnedo

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

El regalo que le hizo su amiga Rebeca de un libro para elaborar pasteles y magdalenas despertó la afición de la joven arnedana Sara Pérez-AradrosCheca por meterse entre recetas y utensilios.

Hasta entonces, y a pesar de una familia con afición cocinera, reconoce que ese mundo no le había atraído en exceso. Hasta que una tarde libre se aventuró con una receta sencilla y para la que tenía todos los ingredientes en casa. Eran las magdalenas de chocolate con chocolate blanco. «La primera vez que probé a hacer la receta salió bastante bien, con ayuda de mi madre», recuerda. Ahora, después de otros muchos platos y postres como galletas, tarta de limón, tarta de queso con miel., estas magdalenas siguen siendo el dulce más habitual al que acude.

LA RECETA

Para 12 unidades
250 gramos de harina2 cucharadas de cacao en polvo, de diversas marcas o incluso soluble 2 cucharadas y media de levadura en polvo. Media cucharada de carbonato sódico. 1 huevo. 30 gramos de azúcar. Un chorro de esencia de vainilla. 80 mililitros de aceite. 250 gramos de yogurt griego. 75 mililitros de café fuerte. 150 gramos de chocolate blanco. Mantequilla para untar

El primer paso para preparar estas magdalenas es precalentar el horno. Mientras, es el momento para mezclar los 250 gramos de harina con el cacao, las dos cucharadas de levadura y la de carbonato sódico por un lado. Respecto al cacao, Sara ha utilizado diversos en sus magdalenas en función del sabor final del chocolate que busca. «Dependiendo de si es de una u otra marca o incluso soluble, las magdalenas resultarán más o menos dulces», advierte. En cuanto a la levadura, aconseja añadir algo más de las dos cucharadas apuntadas para que las magdalenas surjan con más cuerpo.

Por otro lado, toca batir el huevo, al que se le echa la azúcar y la esencia de vainilla, el aceite, el yogur griego y el café. En un tercer paso al margen, hay que untar con mantequilla los moldes que darán forma a las magdalenas. «Es importante untar porque, si no, se te queda media magdalena en el papel. Con la mantequilla, se desprende mejor», recomienda la arnedana.

Crecer en el horno

Con el soporte preparado, el siguiente paso es agregar la mezcla de la harina con la del huevo, azúcar y aceite. «Juntamos las dos masas y las amasamos hasta que los ingredientes sólidos se humedezcan, hasta que formen un cuerpo. aunque resulta algo líquido», instruye. Con la masa preparada, hay que rellenar una tercera parte los diversos huecos del molde. Tras esto, es el momento de aportar el chocolate blanco. «Como es para el relleno, puedes adaptar la cantidad que gustes», explica.

Después, hay que cubrir el resto del hueco del molde con masa. «Es importante dejarlo llano porque en el horno crece», explica. Llevadas al horno, han de estar más de media hora. Pero dependerá del horno. «Tú ves cuándo están hechas», indica. Por último, tocará que reposen 5 minutos, desmoldarlas y dejarlas enfriar. Y a comer.

Temas

Arnedo

Fotos

Vídeos