«Lavo bien la carne con vinagre para quitarle el fuerte olor a cordero»

Noelia Muro muestra la asadurilla de cordero que prepara siguiendo la receta de su abuela María. ./Pilar Hidalgo
Noelia Muro muestra la asadurilla de cordero que prepara siguiendo la receta de su abuela María. . / Pilar Hidalgo

Noelia Muro nos cocina una asadurilla de cordero al estilo de la abuela María en Albelda de Iregua

PILAR HIDALGO

Hay sabores que a Noelia Muro le recuerdan siempre a su abuela María. Son los de platos tradicionales como unas patitas de cordero, unos callos o las sopas de ajo. También la asadurilla, la receta que esta alberitense aunque vecina de Albelda de Iregua ha escogido para esta sección.

A Noelia le han atraído los fogones desde que apenas levantaba un palmo del suelo. «Desde pequeña me ha gustado la cocina porque dar de comer me parece muy gratificante», afirma. Y desde que contaba con corta edad, su yaya María ha constituido su gran referente. «De ella he aprendido ésta y otras tantas recetas», señala.

No en vano, María ha sido una gran cocinera y así lo sigue demostrando a sus 92 años, pese a que con las modernidades de las vitrocerámicas la cosa le resulte algo más ardua. En Noelia tiene a un excelente sucesora, ya que «cuando vamos al merendero, mi cuadrilla de amigas me manda que prepare los platos de toda la vida».

«Me gusta la cocina porque dar de comer a tus semejantes me parece una labor muy gratificante»

«A la hora de hacer la asadurilla hay que tener mucho cuidado de que no se consuma el agua sin que se haya terminado de hacer»

La asadurilla de cordero constituye una de esas especialidades de Noelia. Para elaborarla, esta vecina de Albelda pone la asadura en agua fría con un chorrito de vinagre y la deja en remojo durante cinco minutos. «Hay que lavarla muy bien y quitarle los restos de sangre y nervios», recalca. Indica que ella le agrega además un «buen chorro de vinagre» para que «a la carne se le quite el olor tan fuerte a cordero».

Ingredientes

Para 2-3 personas

Una asadura de cordero lechal, media cebolla, un vaso de vino blanco, dos dientes de ajo, una ramita de perejil, cuatro cucharadas de tomate frito, aceite de oliva virgen extra, sal, dos cayenas, agua y vinagre (para lavar bien la carne).

Mientras la asadurilla permanece en el agua, aprovecha para pelar y cortar la media cebolla en trocitos pequeños. Seguidamente, echa esta cebolla cortada en una cazuela o sartén y la rocía con un chorro de aceite de oliva virgen extra. «La dejamos sofreír a fuego medio durante ocho o diez minutos hasta que la cebolla se dore», precisa.

A continuación, Noelia corta en trozos pequeños la asadura y los añade a la cebolla. Los deja dorándose cinco minutos más.

Apunta que el siguiente paso consiste en hacer un majado con los dientes de ajo y el perejil, al que luego le añade el vaso de vino blanco y después otro vaso grande de agua. Finalmente, incorpora las cayenas.

En este punto, recomienda poner un fuego medio-bajo y «estar vigilante». «Hay que tener cuidado de que no se consuma el agua sin que se haya terminado de hacer la carne», comenta.

Estima que la asadurilla debe permanecer cociéndose unos 40-45 minutos. «Hasta que veas que está tierna», apostilla. «Entonces añadimos el tomate frito y lo dejamos cinco minutos más hasta que la salsa se haya reducido», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos