«Cuando son fiestas siempre hacemos una 'caracolada'»

Angelines Barea muestra sus caracoles con conejo en el salón de su casa.
Angelines Barea muestra sus caracoles con conejo en el salón de su casa. / Isabel Álvarez

Angelines Varea nos cocina caracoles con conejo en Calahorra

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

El uso culinario del caracol viene de lejos. De hecho, la antigüedad de este molusco en la dieta humana se remonta a la Edad del Bronce, basándose en fósiles encontrados. No obstante, parece ser que fueron los romanos quienes explotaron sus propiedades alimenticias, llegando incluso a crear lugares para criarlos.

«Primero hay que dejarlos en agua con sal para que salga el molusco»

Así, el caracol terrestre forma parte de la cocina mediterránea, especialmente la española y francesa. En Calahorra, Angelines Varea los prepara con conejo, panceta y jamón. «Yo los suelo comprar en una tienda, pero a veces me los trae mi hermano cuando va a buscar caracoles al campo», dice esta calagurritana.

Para esta receta Angelines utiliza un kilo de caracoles, una cebolla, 3 ajos, 200 gramos de panceta y taquitos de jamón, medio kilo de conejo, una caja de tomate frito, 2 guindillas, aceite de oliva y sal.

«En muchas zonas, de siempre, se han hecho para merendar con los amigos»

Antes de comenzar con la elaboración del plato hay que preparar los caracoles. «Primero hay dejarlos durante al menos dos horas en agua con sal para que salga el molusco, y unas vez están 'subidos' yo los lavo bien con agua de sal», explica esta vecina de Calahorra. Una vez están limpios llega el momento de la cocción. «Se dejan cocer un rato y el primer caldo, que sale de color verde, se tira», añade. Después, «con agua limpia los vuelvo a cocer dos veces más durante 10 ó 15 minutos», señala por último de esta parte de la receta.

Ingredientes

Para seis personas:
Un kilo de caracoles
Una cebolla
3 ajos
200 gramos de panceta y taquitos de jamón
Medio kilo de conejo
Una caja de tomate frito
2 guindillas
Aceite de oliva
Sal

Mientras los caracoles se están cociendo, Angelines aprovecha para preparar el conejo y la sala. En una perola, «con bastante aceite de oliva», deja que se rehogue la cebolla troceada y el ajo. A continuación, «echo la panceta, el jamón, las guindillas y le doy vueltas con una cuchara», explica. La carne del concejo la cocina en una olla exprés «durante cinco minutos». Una vez que el sofrito de panceta está bien rehogado añade el tomate frito y el conejo. Esta salsa se la echa a los caracoles y lo deja todo cocinando «unos cinco minutos».

«En mi casa hago muchas veces esta receta y les suelo pasar algo del guiso a mis vecinas», dice esta calagurritana, quien también prepara los caracoles «solamente con jamón o con costilla».

Típico de las fiestas

Por otro lado, para Angelines los caracoles no pueden faltar en las fiestas patronales de Calahorra. «En muchas zonas, de siempre, se han hecho para merendar con los amigos», señala. «Cuando son fiestas en Calahorra y nos toca comer con la cuadrilla normalmente siempre hacemos una 'caracolada'», concluye esta vecina de la capital de La Rioja Baja.

Fotos

Vídeos