«No hay que excederse con la harina ni el azúcar»

Mujeres de El Villar de Arnedo cocinando 'hojarascas' el pasado miércoles. /Sanda Sáinz
Mujeres de El Villar de Arnedo cocinando 'hojarascas' el pasado miércoles. / Sanda Sáinz

Mari Cruz Herce, Rosario Ortega, Consuelo García, Pilar Cordón y Mari Cruz Espinosa nos cocinan hojarascas en El Villar de Arnedo

SANDA SÁINZ

La 'hojarasca' es un producto típico de las fiestas en honor a Nuestra Señora de la Anunciación en El Villar de Arnedo. Normalmente se elabora en marzo ya que el 25 de ese mes se celebra el día de la patrona aunque este año, al coincidir con la Semana Santa, los actos se han retrasado y el programa se lleva a cabo del 5 al 8 de abril.

La víspera del chupinazo, el miércoles 4, estuvimos con Mari Cruz Herce, Rosario Ortega, Consuelo García, Pilar Cordón y la pionera, de ochenta y dos años, María Cruz Espinosa, mientras se afanaban en una bajera en cocinar este exquisito dulce tradicional del pueblo.

La 'hojarasca' no se hace más que en estas fechas. Supone mucho trabajo y cada vez las cocinaban menos pero en los últimos años se ha recuperado gracias a unas cuantas familias que la mantienen.

«Es un producto que sólo se elabora en las fiestas patronales de la Anunciación»

«Cuanto más fina y más grande sea la hojarasca, mejor resulta»

Es una masa que no tiene medidas fijas. Para una docena de huevos se utilizan tres yemas, dos tazones escasos de azúcar, otros dos de aceite y dos más de leche, un sobre de levadura Royal, un limón exprimido y tres kilos aproximadamente de harina.

La harina se echa en función de la esponjosidad que adquiera la masa. Por eso hay que añadirla con mucho cuidado porque si uno se pasa la pasta resultante no estira lo suficiente. Tampoco hay que excederse con el azúcar.

Ingredientes

Para la masa

Una docena de huevos, tres yemas de huevos, dos tazones de azúcar aproximadamente, dos de leche, dos de aceite, un limón exprimido, un sobre de levadura Royal y unos tres kilos de harina.

Se baten los huevos y se mezclan con el resto de productos (sin excederse con el azúcar ni con la harina).

Cocinado

La masa resultante se hace bolitas y se aplastan dejándolas entre paños. Cuando tenemos una cantidad buena se estira cada porción con un rodillo en una superficie plana que no se pegue. Las láminas, muy finas, se fríen unos segundos (hasta que salen pompas) en una sartén amplia con abundante aceite y se da la vuelta con unas agujas de hacer punto. Al sacarlas se añade azúcar.

Primero hay que elaborar la masa con los huevos, las yemas, leche, azúcar, aceite limón, levadura y harina. Luego se deja un tiempo para que suba y fermente. Después hacen bolitas con ella y las aplastan dejándolas entre paños. A continuación se estiran con los rodillos en una mesa o superficie en la que no se peguen hasta que queden láminas muy finas.

«La hojarasca, cuando más fina y grande mejor» nos comentan. Estas se fríen en abundante aceite unos segundos en una sartén amplia y dándoles la vuelta con dos agujas de hacer punto. Al sacarlas se añade azúcar, al gusto de cada uno, por encima.

Las cinco mujeres villarejas prepararon las cantidades correspondientes a cuatro docenas de huevos, dos por la mañana y dos por la tarde y obtuvieron bastantes 'hojarascas' para repartir entre sus familiares. Al ser muy finas, hay que cocinarlas muy cerca de las fiestas para poder consumirlas esos días y que no se humedezcan.

La 'hojarasca' es un producto puntual y por eso la gente la espera con entusiasmo. No puede faltar en las mesas de los vecinos estos días de las fiestas patronales del municipio. La receta es ancestral y va pasando de generación en generación, según nos explica Mari Cruz Herce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos