El kéfir es leche fermentada por un hongo con textura parecida a un yogur

El kéfir es leche fermentada por un hongo. Su textura es más basta que la de un yogur y su sabor, más fuerte. Se toma como lácteo en sustitución de la leche o el yogur. Además de ayudar al sistema inmunológico, se trata de un probiótico que tiene la capacidad de hacer que aumente la cantidad de las bacterias beneficiosas de la microbiota intestinal. Es un alimento de color blanco, o ligeramente amarillento, de consistencia elástica y apariencia gelatinosa. Generalmente tiende a adoptar una masa que es irregular, muy característica, y destaca por ser un producto lácteo fermentado sumamente rico en probiótico. Su origen lo debemos encontrar en la región del Cáucaso; de hecho los musulmanes lo conocían como los 'granos del Profeta Mahoma', considerándolo como un maná de Alá.

Fotos

Vídeos