San Juan con el gran Lorenzo

Un momento de la cena de San Juan celebrada el pasado viernes en el restaurante La Merced, de Lorenzo Cañas. ::/Justo Rodriguez
Un momento de la cena de San Juan celebrada el pasado viernes en el restaurante La Merced, de Lorenzo Cañas. :: / Justo Rodriguez

La Merced abrió sus puertas al público el viernes en una cena de tapas marcada por la maestría y la finura del chef de Ballesteros

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHA

El pasado viernes Lorenzo Cañas volvió a abrir las puertas del restaurante La Merced en la segunda de las jornadas que ha organizado para poder disfrutar de su cocina sin tener que participar en algún banquete, boda o celebración. El mes de mayo se realizó el primero de estos eventos con gran éxito y la idea del cocinero logroñés es abrir alguna vez más a lo largo de lo que resta de año: «Estamos muy contentos porque eran muchos amigos los que nos habían pedido disponer de una oportunidad así y la respuesta del público ha sido muy satisfactoria», explicaba el propio Lorenzo tras la celebración de la segunda jornada de puertas abiertas en La Merced.

Y es que hay que comprender que poner en marcha la maquinaria de este restaurante no es nada sencillo puesto que se trata de una cocina diseñada para grandes banquetes. Lorenzo, por eso, en vez de apostar por un menú, lo ha hecho por la cocina en miniatura: «El formato de tapas me encanta, porque se trata de pequeñas delicias de todo tipo, con verduras, marisco, carne, pescado, tapas frías, calientes, de platito o bol pequeño o cucharita», explicaba Lorenzo.

La cena, compuesta por más de veinte raciones individuales, fue una verdadera maravilla en la que sobresalió la maestría de un cocinero que conoce al dedillo la culinaria riojana: «Es un formato que permite disfrutar de un buen número de sabores y texturas a través de pequeñas raciones. Lo que he tratado es de exponer un poco la cocina de La Merced en los banquetes en la parte de entrantes, con sutilezas como los guisantes, las alcachofas, el bacalao.... Me gusta que haya mucha diversidad de productos, elaboraciones y formas. Sobre todo, que la gente pueda disfrutar tomándose un vino (el viernes hubo de varias bodegas como Sierra Cantabria o Valdemar) y aprovechando el buen tiempo en la terraza».

La cena, compuesta por más de veinte raciones, fue una verdadera maravilla «Me gusta que haya mucha diversidad de productos, técnicas y formas», dijo Lorenzo

«Me gusta que haya mucha diversidad de productos, técnicas y formas», dijo Lorenzo

Lorenzo, que cuida todos los detalles con mimo, no descuidó la ambientación con música de jazz en directo y después hubo baile y combinados para los asistentes, incluso servicio de autobús para trasladarse a Logroño.

Pero para Lorenzo Cañas lo más importante es que el público disfrutara al máximo de la velada en su restaurante con su cocina riojana: «Lo hago básicamente por todas aquellas personas que me lo han pedido una y otra vez, son gente que siempre han estado a mi lado y que querían poder tener la oportunidad de disfrutar de nuestra cocina. Estamos encantados y repetiremos».

Fotos

Vídeos