NO HAY JAMÓN PARA TODOS

Uno de los fenómenos que están notando los consumidores en estas fechas es un claro aumento del precio de los jamones con respecto al pasado año. Se trata de una subida que tiene origen en tres claves: una recuperación del consumo en España, una mayor exportación y una falta de producto debido a los años de crisis que ha experimentado el sector.

Con respecto a la primera de ellas, los datos apuntan con claridad a que el jamón vuelve a las mesas españolas por Navidad como objeto de lujo para muchas familias. En el último año se han consumido en España 13.000 toneladas de jamón ibérico, según datos del Ministerio de Agricultura. Y en esa nueva apuesta por la calidad, los jamones de Jabugo se llevan la palma este año, en el que ya está vendida toda la producción ( 75.000 piezas).

Por otra parte, las ventas al exterior han crecido de manera muy importante en los últimos años, consolidando al Jamón de Jabugo como un producto gourmet. Los principales compradores son portugueses, franceses, ingleses y alemanes.

El tercer factor es seguramente el que ha determinado el actual alza de precios: la falta de oferta. Y es que la crisis económica motivó que entre 2013 y 2015 descendiera notablemente el ganado y el número de sacrificios y producción de jamón. Teniendo en cuenta que la elaboración de los jamones dura unos tres años, es ahora cuando se nota el bajón de esos años. «Ahora comemos los jamones de 2013 o 2014 y se pusieron a secar muchos menos», apunta Álvaro, de De Torre Gourmet. Una falta de oferta que unida a un aumento de la demanda ha provocado que los precios se disparen. Y parece que en los próximos años podría seguir esa senda hasta duplicarse, haciendo que un jamón de unos 500 euros duplique su precio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos