Los insectos piden paso en el mercado español

Cada vez está más cerca comer insectos en Europa. :: H.ROMERO/
Cada vez está más cerca comer insectos en Europa. :: H.ROMERO

En menos de un mes sale al mercado la primera barrita energética elaborada en España con harina de grillo

EFE

Barritas energéticas con harina de grillo o alimentos para mascotas o ganado a partir de insectos dejarán en breve de ser un dato exótico para convertirse en práctica habitual, también en el mercado español, dado el interés comercial y empresarial creciente tras la aprobación de su uso por la Unión Europea. Primero fue fijar la norma relativa al uso y comercialización de este tipo de productos. Ahora, las empresas comienzan ya a vender esta nueva forma de alimentarse.

Queda un mes para que salgan al mercado las primeras barritas elaboradas en España con harina de grillo y sabor a chocolate, chocolate con naranja y caramelo; una apuesta de la empresa 'Insectfit', con sede en la incubadora valenciana 'Lanzadera', y al frente de la cual están los alicantinos Gabriel Vicedo y Alberto Mas.

Vicedo señala que esto ha sido posible gracias a la entrada en vigor, el pasado 1 de enero, de la nueva regulación de la Unión Europea (UE) para la autorización de nuevos alimentos como insectos, hongos o productos elaborados con nuevas técnicas.

Con este aval normativo, 'Insectfit' está en condiciones de sacar una primera partida de 10.000 barritas en las próximas semanas, que podrán adquirir a través de la página web de la empresa. La riqueza nutricional del grillo, unido a la experiencia que hay en otros países con este insecto, los animaron a decantarse por este ortóptero.

También galletas

No tienen aún granja propia para criarlos, por lo que la harina la importan de países como Tailandia y la fabricación de la barrita se realiza en Sevilla, pero el fin último de 'Insectfit' es controlar toda la cadena de producción.

Según explican, las barritas son sólo el inicio porque también han fabricado galletas, bizcochos e incluso crepes, y la aceptación «ha sido buena» entre los que las han degustado.

Las granjas de insectos son, por tanto, otro de los negocios que se generan al calor de esta tendencia; ya hay algunas experiencias piloto, como es el caso de la empresa de base tecnológica 'Bioflytech', especializada en dípteros y mosca soldado negra, aunque sus fines no son la alimentación humana, sino animal.

Y es que el uso de insectos para alimentación animal sí está más avanzado en la Unión Europea, porque Bruselas ya permitió hace algunos años el uso de harina de insectos para piensos de mascotas y el 1 de junio pasado, dio luz verde para su aplicación en acuicultura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos