La identidad de un vino

Ana Rubio, enóloga, y Jesús Ariznavarreta, gerente de las bodegas autoleñas de Marqués de Reinosa, en el paraje de Peñasolvas. :: justo rodríguez/
Ana Rubio, enóloga, y Jesús Ariznavarreta, gerente de las bodegas autoleñas de Marqués de Reinosa, en el paraje de Peñasolvas. :: justo rodríguez

Marqués de Reinosa apuesta por vinos modernos y con equilibrio

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Bodegas Marqués de Reinosa, que hizo su primera vendimia en 1956, vinifica en estos momentos más de seis 6 millones de kilogramos de uva y disfruta de unas modernas instalaciones diseñadas para desarrollar la elaboración y crianza de los vinos, con capacidad de hasta 9.000.000 de litros en sus 115 depósitos y 4.000 barricas.

El nombre de la bodega rinde memoria a Joaquín Garralda Oñate, Conde de Autol y Marqués de Reinosa, que tuvo una vida azarosa, marcada por su profesión como marino de guerra, y luego como senador, hasta su muerte en 1908. Pero, sobre todo, suyo fue el mérito de fundar unas bodegas que pronto adquirieron gran protagonismo, entre otras cosas, por ser una de las primeras en España que exportaron sus caldos fuera de nuestras fronteras. Es decir, todo un pionero del que se mantiene su legado en la propia filosofía de esta bodega.

GUÍA

MARQUÉS DE REINOSA
Dirección
Carretera Rincón De Soto-Zaragoza, S/N, 26560 Autol.
Teléfono
941 40 13 27.
uwww
marquesdereinosa.com.

Los viticultores de Autol fueron capaces de continuar con su estela y ejemplo en numerosas y pequeñas bodegas, muchas de las cuales aún permanecen en pie como recuerdo y testimonio de dicha época.

Los viñedos -en buena parte se trata de viñas viejas, adecuadas para tintos de calidad que se dedicarán a la crianza- se emplazan en pagos de distintos suelos y altitudes, que se complementan para obtener vinos muy equilibrados en estructura, aroma, color y cuerpo.

Sus trescientos socios que cultivan una superficie de 950 hectáreas de viñedos propios situados en las faldas del Monte Yerga y en dos límites territoriales de Autol: el primero con Calahorra hacia el norte y el segundo hacia el sureste con Quel.

Las tierras donde hunden sus raíces estos viñedos se alimentan del Río Cidacos y son vigiladas por la Sierra de Yerga y Peña Isasa. En este entorno se cuida con esmero la 'cuna' donde se asientan las vides. Las condiciones climáticas, con influencias mediterráneas, añaden su intensa personalidad a los vinos de Marqués de Reinosa.

Nacer y sentir el vino

Explica Jesús Ariznavarreta, gerente de la bodega, que el Marqués de Reinosa Tempranillo de la cosecha 2016, vino institucional de las Jornadas, es «un vino con mucha fruta, mucha nariz, que combina muy bien con la excelente variedad de pinchos que elaboran los bares de Autol. Buscamos algo que pueda armonizar con todo y que sea fácil de disfrutar, además de ser representativo de la personalidad del viñedo de Autol. Es un vino fresco y alegre, que surge de las faldas del Monte Yerga a unos 500 metros de altitud, y de las planas que van hacia Quel y Calahorra». El resultado es un vino con estructura, potente, sabroso... «Es cálido y complejo», concreta el máximo responsable de esta cooperativa tan arraigada en el sentimiento autoleño. «Con las nuevas instalaciones dimos un gran paso adelante. Pero esto no ha hecho que nos alejemos del pueblo», señala. «Antes estábamos en medio de la población y era normal en vendimia ver a los niños jugando entre los remolques. Ahora ya no pasa eso, pero los catones se sienten muy orgullosos del vino que hacemos en Autol y lo presentan a los visitantes con la pasión por su tierra reflejada en sus sonrisas», reconoce Ariznavarreta. Los vinos de las Bodegas Marqués de Reinosa surgen, por ello, de un profundo conocimiento de la tierra y la vid, así como del complejo proceso de maduración que luego el fruto ha de seguir. La Rioja es tierra de vino y en ello los riojanos somos maestros. Ana Rubio, enóloga de la bodega, explica que buscan «vinos modernos, equilibrados en sus matices: vinos potentes en aroma, en los que se perciba con intensidad la fruta de las grandes variedades de uva de Rioja».

Los vinos

Los vinos tintos se elaboran con encubados largos y remontados fuertes al principio y suaves al final de la fermentación con el objeto de extraer los aromas varietales, aportando al mismo tiempo los taninos y el color intenso de las variedades garnacha y tempranillo. Los rosados se elaboran con uva de la variedad garnacha principalmente y tempranillo, mediante sangrados y tras una maceración breve de 24 con objeto de extraer todos los aromas varietales que se hallan en el hollejo de la uva sin extraer apenas color. Los blancos se elaboran con viura, tempranillo blanco y algo de verdejo, mediante prensado directo de la uva previamente separada del raspón para evitar aromas herbáceos.

«Lo importante es que se exprese la tierra, la variedad y nuestro entorno»

«Buscamos vinos equilibrados, potentes en aroma y con fruta muy nítida»

Fotos

Vídeos