Las hermanas Loro llegan a Logroño con 'Divina Croqueta'

María José, Isabella y Mónica Loro en 'Divina Croqueta'. :/Justo Rodriguez
María José, Isabella y Mónica Loro en 'Divina Croqueta'. : / Justo Rodriguez

El miércoles inauguraron en la calle San Agustín un local de tapas especializado en croquetas

PABLO GARCÍA MANCHALogroño

La calle San Agustín está de enhorabuena porque las hermanas Loro: Mónica, María José e Isabella acaban de abrir en el número 41 un nuevo espacio gastronómico. Se llama 'Divina Croqueta' y quiere llevar al centro de la ciudad el buen hacer del Arriero de Sorzano, un restaurante riojano que ha logrado infinidad de premios tanto a nivel nacional como regional por la calidad de sus elaboraciones, especialmente en el mundo de la restauración en miniatura.

María José Los explica claramente: «Llevamos mucho tiempo con el proyecto en la cabeza y al final hemos decidido que sea un bar de tapas especializado en croquetas. Le hemos llamado Divina en homenaje a nuestra abuela y queremos apostar por nuestra forma de cocinar en el centro histórico de la ciudad. La croqueta siempre nos ha gustado mucho y aunque estaremos especializadas en ellas, también habrá algunos pinchos distintos».

Mónica, la cocinera, detalla las clases de croquetas que se pueden encontrar en el nuevo establecimiento: «Habrá dulces y saladas. Las primeras como remate; por si has dado una vuelta y te apetece coronar por ahí. Las hay de chocolate, de arroz con leche y una de manzana con canela. En cuanto a la oferta salada, hay siete u ocho que estarán de continuo, además de una croqueta de la semana o dependiendo de lo que nos podamos encontrar en el mercado en cada momento. La oferta es muy amplia, desde una de jamón ibérico, muy tradicional, a otras con gamones, puerros, boletus y roquefort, queso camerano y tomatitos, hasta con curry y una terminada en un vaso, como si fuera una especie de reconstrucción simpática de una croqueta. La idea es divertirnos y hacer gozar a nuestros clientes. Eso es algo esencial para nosotras».

La croqueta perfecta

Cada maestrillo tiene su librillo. Por eso es imposible que exista la croqueta perfecta. Dice María José que a ella le gusta el equilibrio: «No puede ser que la bechamel sea un caldo y que el rebozo se tan duro como la cáscara de huevo. Lo bonito es conseguir una textura suave y un rebozo también suave y con la consistencia exacta. Pero claro, cada cual tiene sus gustos. Nosotras buscamos el equilibrio y siempre he dicho que en un restaurante las croquetas son un gran indicador para conocer el fondo y el nivel de cada cocina».

Mónica subraya que todos los detalles son fundamentales en la elaboración de las croquetas: «Desde la bechamel al rebozado y el pan que utilizas. Nosotras lo hacemos con pan de horno de leña puesto que tiene un comportamiento mucho mejor tanto a la hora de lograr la textura que estamos buscando como el sabor y la consistencia. Cada detalle lo tenemos estudiado para que cada croqueta sea lo más sabrosa que sea posible».

María José también tiene muy claro otra de las claves del éxito: «Cuidar el vino se antoja fundamental. Estamos en una de las zonas de vinos esenciales de Logroño y nos hemos preocupado al máximo porque todo sea perfecto en ese sentido. Queremos hacer disfrutar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos