La fortuna sonríe a los valientes

La fortuna sonríe a los valientes
Alberto Gil

Viña Ijalba, pionera en el cultivo ecológico, la recuperación de suelos y variedades, renueva su inconfundible imagen y reordena su gama de vinos

A. GIL

Virgilio, en La Eneida, acuño la frase que titula este reportaje y que resume la trayectoria de Viña Ijalba. La bodega familiar logroñesa presentó el pasado jueves su nueva imagen corporativa, con la que rompe a primera vista más de veinticinco años de historia y con la que reordena una gama de vinos caracterizada por una línea tradicional y otra, casi única, consistente en la apuesta por varietales minoritarios de Rioja. Y rompe pero sólo a primera vista porque la decisión tomada por Cristina Gutiérrez, tercera generación de la familia Ruiz Ijalba, no es ni más ni menos que como las adoptadas en su momento por su abuelo y por su madre y consistentes en 'nadar contracorriente', como bien recordó este jueves el veterano crítico de vinos José Peñín, que apadrinó la presentación: «Cuando conocí el primer varietal de graciano riojano, de Viña Ijalba, entonces hablar de monovarietales era poco más o menos que una locura en Rioja; de hecho, ni siquiera había probado esta uva por sí misma porque siempre se ensamblaba en pequeñas cantidades en los tradicionales vinos riojanos». No fue la única apuesta de Viña Ijalba, sino que fue también pionera en la certificación de sus viñedos y vinos en la agricultura ecológica cuando lo habitual entonces era escuchar al consumidor: «... sí, muy romántico, pero a mí dame del otro».

Ijalba destacó desde su origen asimismo por la recuperación de suelos vitícolas tras la explotación de las canteras, así como por el rescate de otras variedades históricas y extintas como la maturana blanca y tinta, que hoy forman parte de su colección de vinos: «Nos ha llevado mucho tiempo y ha sido una decisión difícil porque teníamos una imagen muy particular y unas botellas incluso diferentes, pero también entendíamos que, tal y como dice mi abuelo, el que no arriesga no gana y hemos alcanzado una madurez como bodega que debía tener también un nuevo diseño», explica Cristina Gutiérrez.

LOS VINOS

Ijalba Cuvée.
Ijalba Crianza.
Ijalba Reserva.
Varietales
Maturana blanca.
Graciano.
Maturana tinta.
Maturana blanca.

En este sentido, Viña Ijalba, con un minucioso trabajo de la empresa Calcco, ha rediseñado sus etiquetas y cambiado sus alargadas, y reconocibles, botellas para reordenar su gama en crianza, reserva y un nuevo vino, con tempranillo, graciano y maturana tinta, Ijalba Cuvée, que acaba de salir el mercado con una medalla de Oro en Mundus Vino, el primer concurso al que se presenta: «Es un vino moderno, con mucha intensidad aromática y que representa nuestra apuesta original por los terruños singulares y diferenciales», describió Pedro Salguero, enólogo de la casa.

Ijalba ha cambiado también su línea de varietales (graciano, maturana tinta y tempranillo y maturana blanca), con nuevas botellas borgoña y etiquetas que las identifican como un único proyecto: luchar contra la erosión genética y aportar otra forma de hacer Riojas. La presentación contó, además de con José Peñín, con numerosos profesionales de la restauración riojana, entre ellos Lorenzo Cañas, así como con el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero.

 

Fotos

Vídeos