La finura de la tradición riojana

Torrija caramelizada. :: p.g.m.
/
Torrija caramelizada. :: p.g.m.

La Vieja Bodega ofreció la cena de la cata del Barrio de la Estación de Haro

PABLO G. MANCHA

El restaurante La Vieja Bodega de Casalarreina acogió el pasado domingo por la noche una cena especial antes de la Jornada Profesional del lunes de la Cata del Barrio de la Estación. Una cena en la que Ángel Pérez Aguilar y su equipo del restaurante atendieron fielmente las indicaciones de la organización para elaborar un menú sencillo, riojano, sabroso y frugal, con la idea de obsequiar a los periodistas e invitados profesionales con una cena riojana rica y sin excesos.

Por lo tanto, hubo tres pases: un Pisto riojano con láminas de bacalao y salsa de choriceros; un Rabo de toro estofado y desmigado con guiso de setas y foie y, como postre y como culminación de la cena, una deliciosa Torrija caramelizada.

El pisto riojano fue una delicia pero el rabo estofado, con la carne desmigada y suave y con el guiso de setas se llevó los parabienes de los asistentes por la sutileza exquisita de la elaboración. Una auténtica delicia que demuestra que se pueden dar pasos en la cocina tradicional afinando los puntos de cocción, las salsas y las presentaciones para afinar al máximo el acervo gastronómico de La Rioja siendo muy fieles a su esencia.

El elenco de los siete vinos presentados para la ocasión puede catalogarse como excepcional

Y además, el reto no era fácil puesto que el elenco de vinos presentados para la ocasión puede catalogarse como excepcional: Viña Ardanza (2009), Muga Reserva Selección Especial (2011). Roda I (2005), Imperial Reserva (2014), Alto de la Caseta (2012), Montes Obarenes Selección Terrorir (2014) y Viña Tondonia Tinto Reserva (2005).

 

Fotos

Vídeos