LA EXCELENCIA EN BENEFICIO DE TODOS

El 2017 ha sido un buen año para la gastronomía riojana. Y esto es beneficioso para todos porque la gastronomía es, desde hace años y cada día más, una actividad estratégicamente importante en sus vertientes cultural, social y económica. Llevamos mucho tiempo asistiendo a una incesante mejora en la oferta del sector en nuestra tierra, pero hay que valorar el salto de calidad al que estamos asistiendo.

En los últimos años, España ha liderado la revolución y la universalización de la alta cocina; ha dirigido la vanguardia de la evolución culinaria y ha contribuido a la socialización de la alta pequeña gastronomía a través de las tapas.

La Rioja ha participado en esta progresión y así ha sido reconocido en los recientes premios recogidos por algunos de los nuestros, que vienen a sumarse a otros galardones llegados en años anteriores. Premios muy importantes que invitan a seguir mejorando.

La alta cocina internacional está cambiando el foco de su interés: ya no es la obsesión por la técnica -sobre la base de un buen producto-, sino la obsesión por el producto en la que una técnica sofisticada, pero discreta, sólo servirá para realzarlo. La tecnología y sus métodos van a seguir siendo imprescindibles, pero la calidad y la pureza de la materia prima van a recibir un mayor reconocimiento, van a ser cada día más protagonistas. Llega el momento de los productos de cercanía, tratados con criterios de sostenibilidad y con el máximo respeto a la tradición y al entorno.

Y La Rioja -también en esto- es una región privilegiada. La calidad natural de nuestros productos, potenciada por la sabiduría e implicación de nuestros productores, lanza un reto a todos los protagonistas de nuestro universo gastronómico. De que todos los actores estén implicados al máximo va a depender que hagamos de nuestra tierra un emporio gastronómico: desde el bar de pinchos a los restaurantes más elevados... la exigencia en la creatividad, la calidad y el servicio deben marcar, sin duda, la diferencia.

La Academia Riojana de Gastronomía quiere estimular, ser un acicate y servir de puente entre las diversas partes implicadas para elevar, escalón tras escalón, el nivel de esta importante actividad, que tanta repercusión socioeconómica económica tiene en la actualidad. Los productores y los cocineros, la industria agroalimentaria y todos los profesionales implicados deben interconectar sus necesidades y ofrecer sus posibilidades.

La Rioja debe llegar a ser un referente en la oferta gastronómica. Tenemos las bases y las condiciones para lograrlo y no deberíamos escatimar esfuerzo y sinergias para alcanzar el objetivo. Porque la excelencia redundará en beneficio de todos.

 

Fotos

Vídeos