España se rinde a las ventajas de pedir para «traer» a casa

Cada vez es más posible disfrutar de mejores menús en casa.
Cada vez es más posible disfrutar de mejores menús en casa. / Agencias

Pedir comida a domicilio es una práctica habitual en España con crecimientos de hasta tres dígitos

EFELA RIOJA

Las cifras que maneja la patronal Marcas de Restauración señalan que los pedidos a domicilio suponen hoy en torno a un 3 % de las ventas de sus asociados, un porcentaje que esperan se dispare hasta el 10 % durante el próximo lustro.

«El 'delivery' crece muchísimo y la estimación es que siga haciéndolo. Va como una moto (...) y no es una moda, supone una evolución del mercado», explica el presidente de la entidad, Octavio Llamas.

El sector confía en que a medida que se incorporen al consumo las nuevas generaciones -sobre todo la llamada generación 'z', nacidos a partir de 1995, más que los 'millennial'-, la entrega a domicilio pase a tener un peso aún más relevante.

«En el futuro habrá un replanteamiento del espacio en los establecimientos, con menos superficie para asientos, cocinas más grandes y más parking para repartidores y recogida», ha aventurado Llamas, quien ve esta tendencia compatible con seguir abriendo nuevas tiendas para que el pedido sea entregado en menos de media hora, tiempo ya establecido como límite mental para el usuario medio.

Para la gran ciudad

Just Eat es la empresa líder entre las plataformas de entrega de comida a domicilio -Competencia calculó en 2016 que su cuota superaba el 70 %-, sector en el que mayoritariamente se realizan los pedidos por internet y en el que rivaliza con Deliveroo, Glovo, UberEATS y otros pequeños operadores como Resto-In o Aloha24.

El elevado número de empresas dedicadas a la entrega, la mayoría de carácter internacional y protagonistas de millonarias rondas de financiación, es también prueba de que se trata de un sector al que los inversores ven futuro. El envío a domicilio es negocio solo en las grandes ciudades, donde el estilo de vida es diferente y el consumidor es capaz de pagar un plus por comodidad. Un reciente estudio de Ipsos reflejaba que el 37% de los usuarios de este tipo de servicios lo utilizan de forma muy frecuente (por lo menos una vez a la semana).

Las sensaciones de estas cadenas organizadas -que suponen cerca del 30 % de la facturación del sector de la restauración- coinciden con las que apuntan desde la principal plataforma de entrega de comida a domicilio en España, Just Eat.

«El mercado de comida a domicilio por Internet no para de crecer. Llevamos siete años en este sector, fuimos los pioneros en España y no hemos dejado de mejorar año a año. En algún momento tocaremos techo, pero todavía no», ha asegurado la directora de Marketing de la firma, Nabila Prieto.

En su opinión, el punto de inflexión ha llegado en este 2017, una vez la restauración ha entendido que «el 'delivery' es una realidad inminente» a la que quien no se sume, corre el riesgo «de perder cuota de mercado».

«También ha cambiado el concepto de comida a domicilio. Antes los restaurantes eran reticentes a entrar en este mundo porque pensaban que la gente sólo pediría comida rápida, y sin embargo ahora la oferta también abarca otros conceptos», ha argumentado.

Buen ejemplo de que se trata de una tendencia al auge son los acuerdos firmados sólo en los últimos meses por cadenas como Telepizza (Just Eat) o Rodilla (Deliveroo y Glovo), o Burger King... pero también otras pequeñas firmas que ya están trabajando en el pedido a domicilio.

Fotos

Vídeos