La cocina soñadora

El restaurante Kabanova renace de la mano del Grupo Pasión

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHA

Hace unas semanas reabrió sus puertas uno de los restaurantes esenciales para comprender la historia gastronómica de Logroño en los últimos años: el restaurante Kabanova, el espacio gastronómico soñado por Víctor Fernández Pinedo y Diego Carasa, dos verdaderos apasionados de la cocina y la vida que permanecen en la memoria de todos. Ahora, de la mano del Grupo Pasión, Kabanova se suma a la oferta logroñesa con toda el alma puesta en ofrecer una cocina riojana basada en el producto de temporada, la modernidad sin excesos y unas elaboraciones en las que prima el sabor y la elegancia. Miguel Martínez Losa es el director gastronómico del Grupo Pasión y Lucía Grávalos la jefa de cocina de un restaurante que ha cambiado su piel (interior y exterior) y que mira al futuro con optimismo merced a un equipo muy joven al que le conmueve la pasión; de ahí el nombre de un pequeño conglomerado en el que se hermanan también 'Letras del Laurel' y 'Pasión por ti', ambos en la calle Laurel.

Dirección
Restaurante Kabanova
Tel.
941 212 99
Dirección gastronómica
Miguel Martínez Losa
Jefa de Cocina
Lucía Grávalos

Martínez Losa subraya el acento del Kabanova: «Nuestra vocación es hacer disfrutar a los comensales, que se sientan en nuestro restaurante como en casa, por eso somos exquisitos en el trato, en el servicio y en una culinaria sin estridencias, donde prima el sabor por encima de todo». Y al frente de la cocina y del equipo, se encuentra la joven calagurritana Lucía Grávalos, que ganó recientemente el concurso de pinchos de La Rioja y que atesora una enorme experiencia a sus espaldas gracias a la formación recibida en restaurantes de primerísimo nivel con maestros de la talla de Martín Berasategui, Dani García y Álvaro Salazar, entre otros: «Tras acabar en la Escuela de Benasque comencé a trabajar en diversos locales de Calahorra, después di el salto a Lasarte, Mallorca y Málaga y en esos restaurantes me cambió la vida y la percepción de lo que supone una cocina. Aprendes técnicas, aprendes fórmulas de trabajo, pero también eres consciente de la exigencia; tienes que darlo todo, no se permiten fallos. Aprendes, trabajas, disfrutas y obviamente, también creces profesionalmente».

A la izquierda, Espárragos blancos de temporada. A la derecha, Interpretación de un huevo roto. :: / J.R.

A la izquierda, Lubina con quinoa, plancton y algas. A la derecha, Helado de remolacha y piña. :: / J.R.

Lucía Grávalos es una enamorada de la pastelería: «Es una de esas partidas fundamentales en una cocina; todo va medido, todo hay que hacerlo con un rigor que luego te hace que en el resto de los trabajos de la cocina se doten de una especial mecánica de trabajo. Me gusta y disfruto en los fogones y trato al máximo que esa vocación gastronómica se traslade con nitidez en lo que sale a la mesa, en lo que luego van a disfrutar los clientes».

Una de las novedades del Kabanova es el singular espacio reservado que tiene: «Es ideal tanto para reuniones familiares como para encuentros profesionales. A la hora de rediseñar el espacio teníamos muy claro que debíamos adaptarnos a un mercado que cada vez exige más y más», explica el cocinero Miguel Martínez Losa.

Fotos

Vídeos