La cocina logroñesa ameniza los veranos

La gastronomía local cuenta con una amplia oferta que permite la perfecta cohabitación entre los turistas que llegan a Logroño y los vecinos que aprovechan el verano para reconocer propuestas frescas y muy variadas

Sergio Moreno Laya
SERGIO MORENO LAYALogroño

¿Es Logroño una ciudad de veraneo? La respuesta resulta evidente que es negativa. Sin embargo, esto no significa que no haya turistas en Logroño. Pues sobran los motivos para acercarse hasta la capital. Sobre todo si tenemos en cuenta las conclusiones a las que ha llegado un reciente estudio 'Futuro, tendencias, investigación y experiencias de turismo gastronómico', en una encuesta realizada por la Organización Mundial del Turismo (OMT) junto a la firma Madison Experience Marketing, que forma parte de su red de Miembros Afiliados. Concluye en su informe que la oferta cultural, la naturaleza y la gastronomía son, por este orden, los principales motivos que llevan a los turistas a visitar un destino. Destaca la OMT, su relación con la identidad y la cultura local, así como con otros intangibles del sector, como el arte, la naturaleza o la historia, y convierte la gastronomía en una de las áreas más consolidadas del turismo.

«Hay peregrinos que comen muy ligero en verano, pero otros apuestan fuerte» NACHO UBAGO

«Es difícil que en verano vengan turistas por aquí. Lo normal es que se vayan a la Laurel», apunta Javier Sáenz de La Chula, un restaurante especializado en arroces. «Si yo voy a León, voy al Barrio Húmedo», constata. «Se nota que no es una ciudad típica de veraneo, pero eso no quiere decir que no haya ambiente», explica Carlos Fernández, chef cordobés del Café Ibiza. Y es ahí donde surge la cuestión central de este debate: la cocina logroñesa ameniza los veranos de los logroñeses. Ante una oferta amplia y variada, los restaurantes cambias sus menús y cartas para establecer propuestas atractivas para el estío. «Nosotros vivimos de preparar arroces a los logroñeses», explica Javier de La Chula.

«Se nota que no es una ciudad de veraneo, pero sigue teniendo ambiente» carlos fernández

«Un japonés se hizo 26 horas de viaje para probar el sushi que hago en Logroño» FÉLIX JIMÉNEZ

En el Tolmay, por ubicación, «contamos con clientela fija, y con peregrinos que pueden pedir una ensalada porque comen ligero u otros que se decantan por las propuestas riojanas más contundentes», apunta Nacho.

«Ningún turista viene a Logroño a comer arroz. Vivimos de los logroñeses» JAVI SÁENZ

Logroño es una ciudad gastronómica reconocida a nivel nacional, aunque ciertas propuestas traspasan fronteras. «Estuvo aquí un japonés que vino a España solo para comer aquí. 26 horas para cenar y volver a Japón», relata Félix Jiménez, de Kiro Sushi.

Más

Fotos

Vídeos