Delicias presentadas sobre barro

Delicias presentadas sobre barro

Un total de 24 espacios gastronómicos se suman a esta nueva fiesta culinaria

REDACCIÓN

Patatas al ajillo, pochas a la riojana, garbanzos con sus sacramentos, carrillera de ternera al vino tinto, migas de pastor, guisantes con jamón y huevo de codorniz, calamar en su tinta, albóndigas con sepia, yemitas de espárragos con ajetes frescos y jamón, sopas de ajo... Y la reina de la huerta riojana, claro, la alcachofa. Apetece y mucho acudir a las IX Jornadas de la Cazuelilla de Calahorra. Los días ya están establecidos y los bares participantes preparados para recibir a los de siempre y también a todos aquellos visitantes que decidan acudir hasta la ciudad bimilenaria para conocer qué es esto de la cazuelilla, tan calagurritano que no puede ser más que delicioso: sabores presentados en barro.

Los bares participantes

Así que estos días previos son prefectos para prepararse a disfrutar de platos de cuchara en unas jornadas que tendrán lugar del 3 al 5 de noviembre en los bares y restaurantes de Calahorra (La Rioja. En total serán 24 los establecimientos que van participar en las Jornadas de la Cazuelilla, y son los siguientes: Cafetería Avenida, Hotel Ciudad de Calahorra, Indianápolis, Juanje, Rioja, La Montera, Bohemia, Con-Sentidos, Rincón Andaluz, Gala, Pedrera, Época, Capi, Smiley, Sabor.es, Flor y Nata, Abadía, Andalucía, Las Vegas, La Comedia, Restaural, Parador, Trattoria y Chef Nino D'Tapas.

GUÍA

Las jornadas
Fechas
Del 3 al 5 de noviembre.
Participan
Avenida, Ciudad de Calahorra, Indianápolis, Juanje, Rioja, La Montera, Bohemia, Con-Sentidos, Rincón Andaluz, Gala, Pedrera, Época, Capi, Smiley, Sabor.es, Flor y Nata, Abadía, Andalucía, Las Vegas, La Comedia, Restaural, Parador, Trattoria y D'Tapas.

Cada bar presenta una o varias propuestas. Las ollas desde primera hora de la mañana a pleno rendimiento para redoblar los esfuerzos y servir todas esas deliciosas raciones sobre barro. Es tan variada la oferta que no todos los bares y restaurantes participantes lo hacen del mismo modo, algunos ofrecen menús completos, otros degustaciones, y la mayoría una buena cantidad de ollas que luego son servidas sobre una cazuelilla de barro.

Algunos apuestan por la cocina más tradicional riojana. Es el caso de la casquería, que siempre apetece media mañana. Callos, morros, orejas, siempre guisadas con una buena fritada, incluso de esas que mantienen el ligero toque picante del nunca debió desprenderse la cocina local.

Manifestación cultural

Estas jornadas de las cazuelillas irradian un calor que recorre el cuerpo de los calagurritanos en cuanto tienen la más mínima oportunidad. Con tiempo, los sábados y los domingos, los calagurritanos se dan un buen paseo, largo, de esos que ponen las piernas en cocción, para ‘ganarse’ el almuerzo. Van a su bar favorito, al habitual, al de siempre. Y cae una cazuelilla con la cuadrilla. Un vaso de vino, y un café para rematar el asunto. Es casi una tradición, y estas jornadas sirven perfectamente para poner en valor esta circunstancia, esta forma de comprender la deliciosa rutina de hacer lo que siempre se ha hecho, disfrutar con una cazuelilla de lo que se haya preparado en la cocina del bar.

Otros, y al ser ya la novena edición de esta tradicional celebración gastronómica, apuestan por alternativas un poco más revisadas, pero sin perder la esencia y de vista la cocina local la fabulosa huerta calagurritana.

Se puede elegir entre carne y pescado. No es problema alguno para variar la dieta durante estas jornadas. Carrilleras, bacalaos, merluzas, o albóndigas... Todo tiene su espacio con tal de captar la atención de los visitantes. Hay embutidos de calidad: jamón, chorizo... quesos... Sin duda, lo mejor que se puede hacer es observar el programa completo de estas novenas jornadas de las cazuelillas guisadas con mimo, cariño y buenos productos por los 24 bares y restaurantes que en esta ocasión presenta esta fiesta de la culinaria.

Fotos

Vídeos