Creadores de un estilo que ha dotado de esencia a toda la calle San Juan

Sara y José regentan este clásico entre los clásicos de la San Juan. :: J.R./
Sara y José regentan este clásico entre los clásicos de la San Juan. :: J.R.

Unos afirman que «van al del huevito» y otros confiesan que «vamos a por los calamares»... El asunto es ir

S.M.L. LOGROÑO.

«¿Dónde vamos ahora?». «Te toca a ti decidir». Es una pregunta que le sonará. Habitual en cualquier ronda entre amigos y familia. «¿Vamos al del huevito?». Y se va al Samaray. O el de la esquina de la San Juan. Lleva allí 28 años. Toda una vida. Y es muy reconocible para todos los logroñeses. Unos van al del huevito, y otros van al de los calamares. Porque hay quien no perdona un festivo sin pasar por esta casa. «No sé, de siempre. Vienen los domingos o los festivos a comer los calamares. Lo hacían de jóvenes y lo hacen ahora de mayores, con sus nietos. Es su costumbre. Y nosotros estamos encantados». Sara y José regentan este clásico entre los clásicos de la San Juan, que mantiene su oferta de pinchos tan vigente como el primer día.

«Cuando llegamos nadie trabajaba los huevos de codorniz», recuerda. Y José sabe de quién fue el mérito: «De mi mujer. A ella se le ocurrió. Y mira». Casi treinta años haciendo las delicias de propios y visitantes. Pues todos han pasado a buen seguro por el Samaray. Hay quien reconoce que «empezaría por un lado y acabaría por el otro, probando todos».

EL PINCHO

Los datos
Dirección
Calle San Juan, 3. Logroño.
Especialidades
Calamares rebozados y fritos y su amplia variedad de pinchos con huevos de codorniz.
Con huevos de codorniz
Amplia variedad
De boletus revueltos, de jamón cocido, de morcilla y pimiento, de chorizo... y todos ellos siempre coronados por el huevo de codorniz que ha dado fama a este espacio de la San Juan.

Sus combinaciones tienen muchos años de desarrollo. No han perdurado en el tiempo por capricho. Ha sido una selección natural. Y ellos no se decantan por uno. No tienen favorito. Todos están ahí por algo. Y lo seguirán estando durante mucho tiempo. El Samaray es parte esencial del sentir logroñés.

 

Fotos

Vídeos