Cocinar de forma diferente

Carnes, pescados, verduras... en el horno, la vitro (no inducción) o sobre el fuego, esta piedra de sal del Himalaya se adapta a diversas superficies para un asado especial. :: L.R./
Carnes, pescados, verduras... en el horno, la vitro (no inducción) o sobre el fuego, esta piedra de sal del Himalaya se adapta a diversas superficies para un asado especial. :: L.R.

En las planchas de sal del Himalaya el calor se expande gradualmente

REDACCIÓN

A nosotros nos resulta divertido. Además, no hay que añadirle sal a lo que estamos cocinando y puede usarse tanto para cocinar en caliente como en frío, por tanto es muy divertido». Chema Losantos, director de marketing de Key Account Manager, ya ha usado esta nuevo sistema de cocinado que llega de otras latitudes donde es una pieza más dentro del menaje de cocina. «En Argentina, que son grandes asadores, la usan mucho. En Alemania, que cuidan mucho su dieta y cómo cocinan los alimentos, también es un éxito». Y luego está el sabor, que para Chema Losantos es lo mejor: «No hay punto de comparación entre el sabor de la sal del Himalaya con la sal común. Hay que probarlo para creerlo. La sal rosa es sencillamente muchísimo más sabrosa, hasta la textura es mejor». Tanto que los chefs se han lanzado a incluir en sus cocinas este tipo de utensilio para presentar a sus clientes platos diferentes desde un proceso de cocinado distinto. «Jordi Cruz, que tan de moda está, la utiliza en su restaurante de tres estrella Michelin», apunta el riojano Chema Losantos.

Cómo usarla

Para cocinar con nuestra plancha de sal del Himalaya hay que colocarla sobre una fuente de calor del tipo de cocina de gas, carbón o similar, aunque «no es posible su uso en cocinas de inducción ya que no posee elementos metálicos para ser inducidos y producir calor», señala Losantos.

El calentamiento debe hacerse de forma lenta y progresiva. Un periodo de calentamiento de entre 30 a 45 minutos es lo mejor. Se recomienda de 10 a 15 minutos con fuego al mínimo, 10 a 15 a fuego medio y de 10 a 15 al máximo. De esta forma se prolongará la vida de la plancha permitiendo las dilataciones del material de forma progresiva.

Si el bloque de sal no se barniza con aceite de oliva la carne o pescado puede adherirse dejando la costra de los mismos. Por lo que conviene usar un poco de aceite. La placa deberá dejarse enfriar a temperatura ambiente 8 horas y nunca colocarla sobre una superficie fría.

Debido a la estructura cristalina molecular de las sales rosas del Himalaya, «el calor se expande de forma más gradual que cualquier otro tipo de sal». Cocinar alimentos encima del bloque de sal del Himalaya permite conotolar al máximo el punto exacto de los productos.

«Además reduciremos los efectos negativos de la sal», indica Losantos. El motivo es que la sal rosa, al ser mucho más sabrosa, no es necesario usar tanto como si se usara sal común. Al cocinar alimentos sobre un bloque de sal se obtienen todos los minerales necesarios. Una vez que la plancha se haya desgastado en exceso y esté demasiado fina se puede triturar para tener una fabulosa sal gruesa para cocinar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos