«Sin cocina tradicional es imposible que exista la llamada vanguardia»

Pedro Cárcamo. :: /Justo Rodriguez
Pedro Cárcamo. :: / Justo Rodriguez

«La diversidad enriquece el trabajo y además el público cada día quiere probar» Pedro Cárcamo Tastavín

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Pedro Cárcamo ha dotado al Tastavín de la calle San Juan de una personalidad única, en la que muestra una especial fidelidad a la cocina tradicional con muchos toques tanto de creatividad personal como técnicas herederas de la llamada cocina modernista. El cocinero logroñés se muestra devoto de la tradición gastronómica y va más allá, ya que «sin cocina tradicional no puede existir la vanguardia».

Borja Beneyto habla de la puesta en escena como una de las tendencias de crecimiento de la cocina contemporánea y Pedro Cárcamo está de acuerdo: «Todo ha cambiado en los últimos años y parecía que determinadas cuestiones sólo estaban a la altura de la alta cocina. Sin embargo, la puesta en escena mucho más cuidada se puede observar prácticamente en todos los segmentos de la gastronomía y el cliente no sólo lo agradece, lo demanda».

El chef del Tastavín valora positivamente la llegada de productos y técnicas del exterior: «La diversidad enriquece tu trabajo y además, nos hemos dado cuenta de que el público de La Rioja cada vez es más receptivo a las novedades. En mi caso, intento estar atento a las tendencias y a lo que sucede fuera porque enriquece tu trabajo al máximo. Además, que aparezca un japonés de la talla de Kiro en Logroño es algo extraordinario y significa que se están moviendo muchas cosas».

Los nuevos modelos de negocio también son importantes: «Vemos como otros cocineros lo han hecho y un siempre piensa en nuevas cosas e historias para mejorar los proyectos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos