La cocina del realismo mágico

Uno de los participantes en esta acción que permite reconocer la gastronomía en la literatura de Gabriel García Márquez. /EFE
Uno de los participantes en esta acción que permite reconocer la gastronomía en la literatura de Gabriel García Márquez. / EFE

Tres chefs bolivianos cocinan 'Cien años de soledad' de García Márquez

REDACCIÓN

Berenjenas del amor con patacones, cocadas de piña para las niñas y de coco para los locos, un café con jengibre y el cayeye, el plato típico de Aracataca, la tierra natal de García Márquez, son algunos de los platos que han preparado los chefs Anahí Reyes, Edmundo Reyes y el franco-boliviano Pierre Van Oost.

'Interpretación Gastronómica de Cien años de soledad. ¿A qué sabe Macondo?' es una iniciativa coordinada entre el Movimiento de Integración Gastronómico Boliviano (MIGA), la Asociación de Chefs de Bolivia (ACB) y la Cámara Departamental del Libro de La Paz.

Con esta propuesta se buscó experimentar lo que sería sentir Macondo a través de la gastronomía y de los productos de los que habla García Márquez en , pero también en otras obras como .

«Lo que queríamos era poner a la mesa algo que está en texto, algo que Gabriel lo menciona con mucho agrado y mucho deleite gastronómico, para que las personas puedan degustar el sabor de Colombia», indicó el chef Edmundo Reyes. La propuesta de este chef fueron las cocadas de piña y de coco, evocando el pregón de las vendedoras de dulces de , además de una mazamorra de maíz fresco.

Anahí Reyes preparó berenjenas, tan resistidas por Fermina Daza, la protagonista de , con patacones (plátanos fritos aplastados). El plato ha sido bautizado como 'berenjena del amor'.

Van Oost presentó un café con jengibre, típico de Magdalena, y el cayeye, de Aracataca. «El cayeye es un plato que se come también en el desayuno, que es a base de plátano verde y que es típico de Aracataca, que es el pueblo natal de García Márquez y que suponemos que es Macondo», dijo Van Oost.

La actriz boliviana Erika Andia leyó pasajes de las obras de García Márquez en los que se mencionan los platos o productos usados en su preparación. Anahí Reyes mencionó que MIGA trabaja en la «revalorización de productos y de las cocinas regionales», por lo que, según dijo, para ese movimiento es «muy lindo y satisfactorio» participar en una iniciativa en la que la gastronomía y la literatura se complementan.

Cocina y literatura

La chef boliviana durante su participación destacó que la literatura de Gabriel García Márquez es «apasionante y envuelve» a los lectores en «una serie de emociones» que se intentará transmitir mediante la gastronomía.

El director de la Cámara Departamental del Libro de La Paz, Juan Chirveches, señaló que quien ha leído la obra de García Márquez encontrará «en ese universo, en ese realismo mágico muchísimas alusiones a la gastronomía». De ahí este más que sincero homenaje a su obra a través de la gastronomía.

«Si aplicamos ese realismo fantástico a la gastronomía, los grandes chefs (...) pueden hacerse una verdadera orgía gastronómica, puede ser eso un sinfín de deleites que me parece que va a ser muy interesante y digno de relevar», afirmó.

Junto a la interpretación gastronómica de la obra de 'Gabo', la Feria del Libro de La Paz preparó con esmero el homenaje conocido como Cincuenta de Cien, en honor al medio siglo de en el que participó el escritor colombiano John Naranjo.

Fotos

Vídeos