El chorizo arrasa por el mundo

El chorizo es un producto que poco a poco está siendo del gusto del paladar de los consumidores de otros países. ::
El chorizo es un producto que poco a poco está siendo del gusto del paladar de los consumidores de otros países. ::

La popularidad de este producto viene, en gran medida, de su presencia mediática

REDACCIÓN

El chorizo es un producto que ya se exporta a un total de treinta países. Los primeros destinos de estas exportaciones se encuentran en el ámbito de los países europeos. De forma concreta, los cinco países principales a los que se dirigen son Francia, Reino Unido, Alemania, Portugal y Bélgica. La evolución que se ha mostrado en estos países con respecto al pasado año permite vislumbrar un crecimiento constante, y esto permite que el valor de los productos y el hábito de consumo se puedan consolidar.

Sobre todo en Londres. Durante los últimos años ha sido bastante usual pararse en cualquier restaurante londinense y observar sin demasiada sorpresa que productos como el vino, el aceite de oliva o el jamón forman ya parte de la carta, con la misma normalidad que los camareros españoles componen la plantilla. Sin embargo, hasta ahora el paladar de los británicos -acostumbrados más bien al picante de la comida asiática- nunca se había sentido demasiado atraído por el sabor del chorizo, uno de los embutidos españoles por excelencia, que hoy por hoy y gracias en parte a una labor promocional mediática se ha convertido en un reclamo importantísimo en la hostelería europea.

Esto es lo que revelan los datos históricos del ICEX (España Importación e Inversiones), que ponen de manifiesto que la venta de estos productos cárnicos alcanzaron en el exterior de España los 314,9 millones de euros en 2012, el 29% más que en el año 2011. En concreto, las exportaciones a Reino Unido se han incrementado un 17% durante estos últimos años, llegando a superar las 7.155 toneladas de producto y convirtiendo a este país en el segundo importador después de Francia.

La caída del consumo interior de este producto en España, propiciada por la crisis económica, hizo que muchas empresas productoras de nuestro país trataran de abrir nuevos mercados para compensar sus pérdidas. Por zonas, Europa fue el primer objetivo de las exportaciones: en el viejo continente se vendieron 38.900 de las 40.900 toneladas de chorizo y productos curados. Como primer destino destacó Francia, seguido de cerca por Reino Unido, aunque Alemania y Portugal, en menor medida, son mercados que también han demostrado interés en esta mercancía.

En el caso británico, el hecho de que las cadenas detallistas y de restauración se vean interesadas en este embutido ha supuesto un añadido extra. La ampliación del rango de este tipo de productos y la inclusión de platos elaborados con chorizo ha sido esencial para el aumento de las importaciones. Un ejemplo puede darlo la cadena de supermercados Waitrose, que ha duplicado las ventas de chorizo en los últimos años.

La popularidad de este producto viene, en gran medida, de su presencia mediática. En este sentido, algunos de los cocineros más famosos de Reino Unido como Jamie Oliver, Nigella Lawson o Hugh Fearnley-Whittingstall han comenzado a usarlo cada vez en un mayor número de platos.

El primero de ellos ha llegado a utilizarlo en sus paellas, sin ir más lejos. El segundo lo ha empleado con vieiras y el tercero ha tenido la ocurrencia de acompañarlo con guisantes y carne de cangrejo. El asunto principal es que se venda chorizo, otra cosa es el gusto británico por las mezclas raras.

Fotos

Vídeos