Más que centenario

Más que centenario

Bibendum El muñeco Michelin. Soñado por los hermanos Michelin y el caricaturista 'O´Galop', esta figura universal cumple 120 años

REDACCIÓN

Bibendum es el rey del michelin, reflejo tierno y entrañable de todos los obesos del mundo, gordo afable y feliz a quien los publicitarios han puesto a dieta para que su figura, sin perder un ápice de su gracia, se muestre más atlética y estilizada en consonancia con los cánones de estética de tiempos más actuales.

Este divertido muñeco neumático, logotipo de la popular empresa francesa de guías y ruedas está considerada como la creación publicitaria más relevante del siglo XX. Tal es su fuerza icónica que ha pasado a ser un elemento popular de la cultura moderna.

GUÍA

Bibendum
uSu origen
Los primeros carteles publicitarios mostraban un muñeco bebiendo de una copa llena de clavos y cristales.
uEn la gastronomía
En las guías rojas que edita Michelin, además de estrellas aparecen 'bibendums' con los que se identifican los lugares en los que se puede comer bien a un precio razonable. Un fiel compañero de viaje.

La inimitable silueta del muñeco Michelin se hizo con una pila de neumáticos, lo cual es perfectamente normal para un héroe de la industria del automóvil. Su identidad nació de la imaginación de André y Edouard Michelin y se hizo realidad a través de los pinceles del artista Marius Rossillon, conocido por su apodo artístico 'O´Galop'.

En 1898, el muñeco Michelin fue la estrella de un sorprendente póster titulado 'Nunc est Bibendum' en referencia a un poema de Horacio y significa: «Ahora es el momento de beber». A continuación, apareció en tamaño completo en el stand de Michelin en la primera edición del Salón del Automóvil de París.

Cada una de sus apariciones públicas generó una rápida expectación y rápidamente se estableció una cierta amistad con sus admiradores. Un golpe de genio publicitario que apareció en cada uno de los recursos publicitarios de la marca, ilustrando y explicando la información técnica asociada al uso correcto de los neumáticos. Él es el genio de la movilidad, que asesora y guía.

'O´Galop' fue el primero en dar vida al muñeco Michelin, pero otros grandes nombres de la publicidad y el arte de los carteles también contribuyeron a su fama. Gracias a ellos, rápidamente adquirió una personalidad humana: Hautot, Grand Aigle, Riz, Cousyn y René Vincent son solo algunos de los artistas de esa época que ilustraron sus bromas y le dieron un carácter expresivo. En ese momento, cada artista representaba su propia idea y estilo, desarrollando el diseño y la forma para que coincida con su inspiración.

Pero para hacerlo más fácil de reconocer, Michelin pronto estandarizó su representación. Y esto se hizo aún más simple cuando Michelin Francia empleó a sus propios artistas a jornada completa en su Estudio de Diseño en la década de 1920. Entonces, con una cantidad definida de neumáticos para su cuerpo y líneas de estilo claras, poco a poco el muñeco Michelin se convirtió en un icono universal. Sonriente, amable, protector, travieso, Bibendum es hoy conocido y reconocido en todo el mundo.

Su carrera internacional comenzó muy temprano, viajando por todo el mundo, junto a los equipos de ventas, para conocer a nuevos clientes y forjar la reputación de la marca. Ningún continente escapó a sus encantos, consiguiendo una fama planetaria desde la década de 1920. Su popularidad creció con el paso de los años, atestiguada por el tributo final en 2000: el muñeco Michelin fue votado como el mejor icono de marca de todos los tiempos por un jurado de profesionales para el Financial Times.

Bibendum está muy presente en la gastronomía moderna pues en las guías rojas que edita Michelin además de estrellas aparecen 'bibendums' con los que se identifican los lugares en los que se puede comer bien a un precio razonable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos