Celebrar nuestros arroces

En el centro de la mesa sitúa la paella, una receta mundialmente conocida. :: L.R./
En el centro de la mesa sitúa la paella, una receta mundialmente conocida. :: L.R.

Gastronomía. El próximo día 20 de septiembre, coincidiendo con la siega del arroz, se celebrará el primer Día Mundial de la Paella

REDACCIÓN

El próximo 20 de septiembre, coincidiendo con la siega del arroz, se celebrará el primer Día Mundial de la Paella, una iniciativa que se concibe como una oportunidad para consolidar en el mapa de la gastronomía mundial este plato ya mundialmente conocido.

El objetivo de la celebración de este día es compartir una de las recetas españolas que sin duda es de las más internacionales, una receta que además aúna tradición, cultura y excelencia culinaria. La paella es parte esencial de la cultura, por supuesto valenciana pero también de nueva parte del Mediterráneo español, y del relato de lo que son los levantinos y por eso, el afán de darle prestigio a este plato y elevarlo a la categoría de emblema internacional desde el territorio en que se originó.

La elección del 20 de septiembre se debe a la coincidencia con un momento clave en el cultivo del ingrediente fundamental de la paella: el arroz, porque se trata del momento de su siega. En el Día Mundial de la Paella quieren invitar al resto del mundo a poner su grano de arroz, y para ello nada mejor que imitar a los valencianos poniendo la paella en el centro de reuniones de amigos y familiares y a dar a conocer la germanor que nace a partir de la receta más mediterránea que surgió en Valencia.

El origen de la paella valenciana se remonta a los siglos XV y XVI, en las zonas rurales de Valencia, cuando tanto campesinos como pastores tenían que llevar comida cocinada de la manera más sencilla posible. En aquel momento utilizaban los alimentos que tenían a mano, por eso, los ingredientes de la paella valenciana original son las aves, el conejo salvaje, las verduras frescas que tuvieran en el huerto, arroz, azafrán y aceite de oliva. Estos ingredientes se cocinaban a fuego lento con agua, generalmente encima de un fuego que se hacía con leña de naranjo y que le añadía un olor y un sabor muy particular. El origen de la paella valenciana se sitúa muy probablemente en una zona llena de arrozales, cerca del lago de la Albufera. La paella incluía ingredientes a disposición y en esta zona las verduras frescas más abundantes eran la tabella y la ferraura, (dos tipos de judías típicos de esta región) y el garrafón (una especie de alubia blanca también muy común en la Albufera). Además, en algunos casos, también se le añadían caracoles. Dependiendo de los ingredientes, si quería darle más sabor a este arroz, le añadían además del azafrán, pimiento y un poco de romero.

A pesar de que sea un plato que tiene varios siglos de historia, su elaboración ha sido cuidadosamente documentada y aparece por primera vez en un manuscrito de recetas del siglo XVIII, donde se explican algunos pasos para su correcta elaboración, subrayando «lo seco» que debe quedar el arroz, distinguiendo entre la versión valenciana y la versión catalana del plato. Es a partir de finales de ese siglo que la paella se hace famosa a nivel nacional e incluso se exporta al resto de Europa a mediados del siglo XIX, haciéndose especialmente popular en Bélgica. Ahora ya cuenta con un día internacional para celebrarla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos