El Café Moderno recoge el Premio Nacional de Hostelería

Mariano Moracia, del Café Moderno, recoge el premio nacional. :: /FER
Mariano Moracia, del Café Moderno, recoge el premio nacional. :: / FER

Salamanca albergó la entrega de unos premios que cuentan con la presidencia de los Reyes de España

REDACCIÓN

El Teatro Liceo de Salamanca acogió esta pasada semana los Premios Nacionales de Hostelería, organizados por la Federación Española de Hostelería (FEHR) en colaboración con la Asociación de Hostelería de Salamanca, y que cuentan con la presidencia de los Reyes de España en el Comité de Honor, coincidiendo con el 40 aniversario de la Federación y de la propia asociación salmantina. Y el Café Moderno de Logroño recibió uno de los reconocimientos como establecimiento centenario. Los premiados por la Federación fueron el empresario hostelero aragonés Jesús Acín; el Mesón Cuevas del Vino de Chinchón (Madrid); el restaurante Erre de Ramón Freixa; la empresa vasca Ausolán, por su responsabilidad social corporativa; el hotel Rural Suite de Cascante de Navarra, por su adaptación para personas con discapacidad.

También los restaurantes Spoonik, de Barcelona, y Manolo, de Madrid, en los apartados de Barcelona y Madrid; Casa Consuelo, de Luarca (Asturias), en el apartado de Cultura; y Casa Elena, de Cabañas de Sagra (Toledo), en sostenibilidad.

Junto al Café Moderno recibieron reconocimientos la empresa Unilever, el Ayuntamiento de Salamanca, el expresidente de esta Federación, José María Rubio, la directiva de la entidad Cristina Sellés José María Rubio, el profesional Javier Arenillas, la agencia de comunicación Servimedia y la escuela de hostelería Fonda Veracruz de Salamanca.

Según la organización, el Café Moderno es «el local hostelero más emblemático de la capital riojana, conocido por sus crujientes calamares a la romana y vermús dominicales». Acaba de cumplir un siglo de vida «en el que no ha parado de rendir homenaje a su nombre y modernizarse y actualizarse». Destaca que «renovarse o morir siempre ha sido el lema de Juli y su hijo Mariano, heredado del abuelo D. Mariano».

Historia de Logroño

El jurado de estos premios de ámbito nacional reconocía esta misma semana la importancia que ha tenido el Café Moderno en la modernización de la hostelería riojana. Pone en valor la labor editorial que se ha realizado con la publicación de un libro que recoge los 100 años de historia de este local.

Tras ser bautizado en sus inicios como Café Madrid, pasa a ser Novelty, luego Oriental y definitivamente Moderno y es protagonista directo de la historia de Logroño, que se recoge en anécdotas como la visita al café de Alfonso XIII, los duros momentos de la guerra, haber sido escenario de películas, la incorporación de Sole –la primera mujer de la plantilla y que sigue 18 años después–, o su apoyo para evitar el cierre del teatro de la ciudad. Todo ello le valió en el 2009 el reconocimiento con la Insignia de San Bernabé, el mayor honor que puede recibir un logroñés.

Recuerda el jurado que «el Café Moderno llevó a Logroño las primeras mesas de billar, los primeros futbolines, el primer grifo de cerveza de barril y la primera cafetera express o inventos como las pajitas flexibles para sorber los gin-fin que tan de moda estaban en la época o incluir cubitos de hielo en las bebidas, cuando no era una costumbre muy extendida».

De esta forma, a través de este reconocimiento, el Café Moderno de Logroño deja constancia a nivel nacional de su magnífica impronta en el transcurrir de los años en Logroño, siempre a pie de calle, en su plaza, con su gente.

 

Fotos

Vídeos