El año de la búsqueda y la exigencia

Martín Berasategui se ha convertido en uno de los cocineros con más estrellas Michelin de la gastronomía mundial. :: /Quique García
Martín Berasategui se ha convertido en uno de los cocineros con más estrellas Michelin de la gastronomía mundial. :: / Quique García

Los consumidores quieren transparencia y saber todos los datos sobre lo que comen

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Si uno se atreve a saltar a Internet y buscar sobre las tendencias que informarán la gastronomía en el año recién estrenado la sorpresa es múltiple, ya que van a suceder tantas cosas que quizás no estemos preparados para asimilar todo lo que se nos viene encima en un año marcado por la trazabilidad. Uno de los ejemplos más llamativos lo explica Gemma Moliner en 'The Jourmet Journal', donde se remarca en la trasparencia alimentaria como un motor fundamental del consumo más próximo: «Los consumidores quieren transparencia y saber cómo, cuándo, dónde y en qué condiciones se produce lo que compran. Es una variante evolucionada de la tendencia que demanda productos más justos, naturales y sostenibles. El 29% de los nuevos lanzamientos de productos en el mundo ya han utilizado en su comunicación de 2017 mensajes en torno a ingredientes más naturales, procesos más respetuosos con el medio ambiente y los trabajadores o composiciones con menos aditivos y sustancias químicas. La trazabilidad y la honestidad cotizará al alza en un sector en el que crece la desconfianza hacia los grandes grupos productores».

El cliente quiere vivir nuevas experiencias y guiarse por sus propias sensaciones

Julia Pérez Lozano sostiene en 'Gastroactitud' que una de las principales tendencias de este año será el denominado 'Flexitarianismo', o lo que es lo mismo, «vegetarianos que consumen carne de vez en cuando y apuestan por la flexibilidad -y concordia- entre vegetarianos y omnívoros. Esto se traduce en restaurantes cuyas cartas incluyen tanto vegetales como animales, aunque la proporción sea (80-20 a favor de lo verde) preocupados por ofrecer una dieta saludable a los clientes, que buscan el productos con certificaciones ecológicas y se interesan por trabajar con superalimentos. Por poner ejemplos en Barcelona estaría Flax and Kale y en Madrid Nest o Mama Campo. Locales donde un vegetariano estará a sus anchas, pero quienes no lo sean encontrarán recetas sabrosas y apetecibles. En otro orden podrían tener cabida aquí -con perspectiva de alta cocina- El invernadero de Rodrigo de la Calle o 4amb5 Mujades de Toni Tomero y Quim Coll».

Inconformismo

La propia Julia Pérez Lozano ahonda en el significado de trazabilidad y en la exigencia del propio consumidor: «Quien acude a los restaurantes no se conforma con subir sus fotos a Facebook y compartirlas con la familia y los amigos, el fenómeno TrypAdvisor crece y se consolida porque vende opinión y eso es lo que a la gente le gusta, lo que quiere. Que le guíen otros como él (nada de expertos, ni gurús) y poder guiar cuando llegue el momento. El minuto de gloria se repite y vas logrando subir de categoría. Un juego con vocación aspiracional que ha venido para quedarse, aunque a los hosteleros no les guste».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos