«La autenticidad y el producto son las claves de mi clasicismo»

Ignacio Echapresto. :: /Justo Rodriguez
Ignacio Echapresto. :: / Justo Rodriguez

Ignacio Echapresto, de Venta Moncalvillo: «La crisis ha servido para que muchos dieran valor a los productos cercanos»

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Ignacio Echapresto marca con su cocina una peculiar tendencia personal que lo hace diferente. El marco rural en el que cocina marcan su devenir gastronómico desde hace veinte años y eso no le resta la más mínima credibilidad cuando explica sin ambages que «yo cocino el entorno». Ignacio Echapresto trabaja loa tradición marcado por dos condiciones específicas de su filosofía: «La gente que viene a mi restaurante busca dos cuestione evidentes, autenticidad y producto». En cuanto al regreso a la raíz tradicional de la cocina, Ignacio va un punto más allá y hablar de una vuelta a la lógica: «Ha dado la sensación que todo vale, pero la crisis hizo que muchos prestaran el valor que se merecían los productos más cercanos para ofrecer a los clientes una cocina realmente rica y sabrosa».

Ignacio también encuentra un valor importante a las culturas, técnicas y productos que llegan a la cocina española y riojana de otras latitudes: «Es muy importante conocer esos productos, esas formas nuevas de hacer cosas. Yo suelo hacer cosas nuevas y busco ideas y fórmulas. De hecho, todos los cocineros lo hacemos porque nos gusta experimentar. Pero hay más cosas, porque era imposible hace apenas unos años pensar que Logroño iba a conseguir una estrella Michelin con un restaurante japonés».

Echapresto también valora la puesta en escena y señala que ha percibido una vuelta a los orígenes de aquellos grandes restaurantes clásicos en los que se trinchaba la carne frente a los clientes: «Todo es un poco cíclico en la vida», explica el chef.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos