Asar con todo el corazón del mundo

La boca del horno despide uno de los muchos asados de esta Navidad en el horno de Grañón; a la derecha Jesús Villar y Susana Blanco, con sus panes. :: /Álvaro Garía Mancha
La boca del horno despide uno de los muchos asados de esta Navidad en el horno de Grañón; a la derecha Jesús Villar y Susana Blanco, con sus panes. :: / Álvaro Garía Mancha

Jesús y Susana han convertido su panadería de Grañón en la meca riojana del asado

PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Jesús María Villar es panadero por vocación y herencia familiar. Su obrador está en pleno Camino de Santiago en el corazón de Grañón (último pueblo riojano del camino) y se ha convertido en una referencia tanto por la sorprendente evolución que ha transformado su forma de hacer el pan en los últimos años como por la peregrinación que se suscita en el pueblo por su maestría como horneador.

Los días de fiesta en verano, las celebraciones familiares de Navidad, cualquier momento es bueno para asar un cordero, un cochinillo o un pollo. Y quién los asa a la perfección en su extraordinario horno de piedra. La respuesta está clara: Jesús, el panadero y repostero de Grañón, que convierte su local en un festival de viandas y la calle en un ir y devenir de vehículos para llevar primero y recoger después la pieza perfectamente asada.

GUÍA

PANADERÍA JESÚS
Dirección
Calle Mayor, nº12. 26259; Grañón.
Teléfono
941 42 07 61.
Mail
susanablansomo@gmail.com

Es increíble, hasta el afamado chef Ignacio Echapresto de Venta Moncalvillo (una estrella Michelin) se quedó absolutamente sorprendido con el trabajo de Jesús: «Es una maravilla, se vive la gastronomía como una fiesta. Y la gente va porque el asado queda sencillamente espectacular. Me lo contaron en Santo Domingo y fui a verlo», explicaba hace unos días a Degusta LA RIOJA.

Más

Jesús Villar disfruta con el oficio de panadero: «Desde que nací mi ilusión era seguir viviendo en el pueblo. La panadería me lo permite y además, hemos conseguido mantener nuestra clientela, elaborar panes cada vez más profundos y complejos y hacer también nuestra propia bollerías, pastelería y repostería».

Susana Blanco, su mujer, también vive a fondo la pasión de Jesús: «El obrador es nuestra forma de vida. Los asados nos han abierto también una puerta a que conozcan el pan de Jesús, que cada día está más rico y toda la bollería, desde las pastas a los curasanes y pasteles. Nos gusta endulzar la vida a la gente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos