El Albergue de Calahorra se presenta al concurso nacional de tapas de Valladolid

Miguel Espinosa (iz.) en una elaboración. /Justo Rodriguez
Miguel Espinosa (iz.) en una elaboración. / Justo Rodriguez

Miguel Espinosa compite con su pincho 'El hortelano'

LA RIOJALogroño

Un total de 48 cocineros de todas las autonomías y otros 16 de catorce países competirán en Valladolid del 5 al 7 de noviembre por alzarse con el título de campeón del mundo o de España de tapas, con dos certámenes que sitúan a esa capital como referente de la cocina en miniatura.

A la cita una única propuesta riojana y llegará a la capital castellana de la mano del restaurante de Calahorra El Albergue con el pincho 'El hortelano' que ha elaborado el equipo del cocinero Miguel Espinosa.

Los dos concursos se han presentado hoy en rueda de prensa tras seleccionarse ayer a los finalistas, con un concurso nacional muy consolidado que llega a su XIV edición, con cerca de medio millar de propuestas, de las que competirán 48, y un «jovencísimo» concurso mundial, que en su segunda edición cuenta con propuestas de 14 países y cocinas de todo el mundo.

Calidad, originalidad, estética y aplicación comercial de la tapa o pincho, esto es, que se pueda comer de uno o dos bocados y con los dedos, han sido los criterios para seleccionar a los finalistas, según ha explicado el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, institución que organiza los certámenes junto con la asociación de empresarios de la hostelería de la provincia.

El jurado permanente de los dos concursos, dotados con 6.000 euros para cada una de las dos tapas campeonas y el título de campeón de cada modalidad, estará integrado totalmente por mujeres, cuatro, con la cocinera alicantina Susi Díaz, del restaurante La Finca de Elche, como presidenta, y representantes de las cocinas fogones vascos, andaluces y de Castilla y León, en un tributo al prestigio de las mujeres en los fogones españoles.

'El hortelano', la propuesta riojana.
'El hortelano', la propuesta riojana. / Justo Rodriguez

No se trata de un concurso al uso, ya que el público podrá seguir la evolución de los cocineros, en este caso con una escasa presencia de mujeres, según ha deparado la selección de los finalistas, y también degustar las tapas a competición de la mano de la hostelería vallisoletana entre el 6 y 11 de noviembre.

Al concurso nacional de tapas llegan a esta cita, que se instituyó en 2005, un recorrido de sabores de las cocinas de toda España compiladas en pequeños bocados gastronómicos, con tres propuestas de Andalucía, cuatro de Aragón, dos de Asturias, tres de Baleares, dos de Canarias, dos de Cantabria, siete de Castilla y León, una de Castilla-La Mancha, cuatro de Cataluña, una de Extremadura, dos de Galicia, una de La Rioja, seis de Madrid y otras tantas de País Vasco, sendas de Murcia y Navarra y dos de la Comunidad Valenciana.

Presentación del XIV certamen.
Presentación del XIV certamen. / N. CASTILLA

Se trata del único concurso de tapas de España en el que participan todas las autonomías, con una representación acorde al número de habitantes de cada una y a los que se han presentado a la competición, ha detallado el director técnico de los concursos, Luis Cepeda.

En cuanto al concurso mundial, España está representada por el ganador del anterior campeonato nacional de tapas de Valladolid, el mallorquín Igor Rodríguez, con presencia de dos cocineros de EEUU, otros dos de Japón, y representantes de Portugal, Ecuador, Puerto Rico, Argentina, Perú, Nueva Zelanda, México, Irlanda, Colombia, Taiwan y Noruega, país este último que se hizo con el campeonato mundial en su primera edición.

 

Fotos

Vídeos